Consejos para comprar objetivos

Al hablar de ópticas, se repite la frase “el objetivo es la parte más importante de la cámara”, obviamente las imágenes cambiarán dependiendo de qué cámara tengas, pero el objetivo es una de las piezas más críticas del equipo fotográfico.

La solución no es comprar la mejor óptica. Cualquier persona con dinero puede comprar objetivos de gama alta, pero lo interesante es saber elegir objetivos de calidad al mejor precio, no siempre lo más caro nos dará el mejor resultado.

En el mercado hay multitud de objetivos y cada uno de ellos está orientado a un público y a un fin específico. Entonces, ¿en qué deberías fijarte a la hora de elegir uno u otro?. La verdad es que siempre es una decisión difícil y por eso he querido enumerar una serie de consejos y cuestiones para facilitarte su elección y conseguir que no hagas una compra fallida.

Objetivos Zoom.

Los objetivos Zoom por versatilidad son los más utilizados ya que nos permiten utilizar muchas distancias focales con un solo objetivo. Son muy cómodos, ya que nos acercamos y alejamos del sujeto con un giro de anillo. Existen normalmente tres gamas de producto, gama baja, gama aficionado y gama profesional.

Objetivos zoom

La gama baja están fabricadas en plástico y sus lentes son de baja calidad, además son poco luminosos y su apertura de diafragma suele ser f/3.5 – f/5.6.

La gama media tienen mejor construcción y sus lentes suelen ser de bastante calidad. Son más luminosos y normalmente su apertura máxima de diafragma suele ser f/4 fija para todo el rango de distancias focales.

La gama profesional está construida con los mejores materiales, suelen ser pesados y estar sellados para su uso en ambientes muy desfavorables. Son muy luminosos y normalmente su apertura máxima de diafragma es de f/2.8 para todo el rango de distancias focales.

Consejos para elegir un objetivo zoom

Huye de los zooms todoterreno que te ofrecen un gran rango de distancia focal, como por ejemplo, 18-200mm o 18-300mm. Con este tipo de objetivos no conseguirás imágenes de gran calidad porque mezclan lentes curvas (gran angulares) con lentes planas (teleobjetivos)  y esto no beneficia nada al resultado final. Lo mejor sería dividir estas distancias en dos objetivos que se complementen entre sí y solapen las distancias focales. Un zoom angular 17-35 mm o 17-40 mm sería ideal y complementarlo con un zoom tele 70-200 mm es una buena opción.

Si buscas un zoom que te ofrezca una gran calidad debes plantearte seriamente si realmente necesitas que tenga una apertura de f/2.8 o un bokeh muy pronunciado, si no es así, deberías optar por un objetivo de la gama aficionado con apertura f/4, estos son bastante más económicos y las lentes rinden mejor ya que son más fáciles de fabricar.

Objetivos Fijos

Los objetivos fijos o “prime” solo tienen una distancia focal y el acercamiento al sujeto deberemos hacerlo con nuestras piernas. Este tipo de objetivos son los que ofrecen la máxima calidad y si puedes trabajar con ellos para realizar tus fotografías, no lo dudes y úsalos.

Objetivos fijos

Su construcción es mucho más sencilla que los objetivos zoom, por eso el resultado es un objetivo que rinde mucho más a todos los niveles. Como norma general son muy luminosos y su apertura máxima suele ir desde los f/2.8 en gamas muy bajas hasta f/1.2 de las gamas profesionales. En la actualidad los objetivos fijos más vendidos son los de apertura f/1.8 que ofrecen mucha calidad, gran luminosidad y precio contenido.

 

Consejos generales para la compra de un objetivo.

  1. Si estás dudando entre dos objetivos que tienen características y precio similares, elige siempre el que enfoque más cerca, te dará más posibilidades creativas.
  2. Si tienes claro el objetivo que quieres y existen dos versiones, una estabilizada y otra no, elige sin dudarlo la no estabilizada. Los objetivos estabilizados tienen peor rendimiento óptico ya que las lentes están flotando para amortiguar los movimientos de la cámara. Si no necesitas esta cualidad no los compres, los objetivos sin estabilizar son más baratos, más ligeros y mejores ópticamente.
  3. Cómprate el mejor objetivo que puedas permitirte. Las ópticas buenas son para siempre, así que invierte tu dinero en objetivos de calidad y no tanto en cámaras. En mi opinión es mejor gastar el dinero pronto y bien porque nunca sabes cuanto tiempo vas a tener que mantener el equipo fotográfico que tienes, por lo menos te aseguras de que las imágenes que estas haciendo no tienen problemas de contraste, de color o de enfoque. Si escatimas en esta cuestión, puedes estar haciendo fotos de baja calidad durante años por culpa de un objetivo malo.
  4. Las lentes optimizadas para los sensores digitales te ofrecerán mejor calidad de imagen. Las “lentes analógicas” fueron diseñadas para la resolución lineal que ofrecía la película, es decir, el número de líneas por milímetro. Los sensores digitales actuales han superado con creces la resolución que tenía la película, por eso, colocar delante un objetivo con menor resolución que tu sensor es un una cuestión muy a tener en cuenta a la hora de intentar conseguir imágenes de mucha calidad.
  5. Las lentes fijas de calidad de última generación suelen llegar a exprimir la resolución de los sensores actuales (a partir de 20 Mpx). Los objetivos zooms aunque sean de alta gama no pueden competir en este aspecto con los fijos, normalmente se quedan en unos 16 Mpx y no van más allá. Por eso si lo que buscas es conseguir la mejor imagen sin duda tendrás que elegir ópticas fijas.
  6. Si vas a hacer fotografía de paisaje con filtros degradados lo ideal es que la boca del objetivo tenga al menos 77mm de diámetro. Si es menor no conseguirás un degradado efectivo en tus imágenes.

Para concluir, la compra de un objetivo deberíamos hacerla cuando haciendo nuestro trabajo detectemos una carencia repetida en nuestro equipo. Es decir, que hayamos ido a hacer X veces un tipo de foto y no la hayamos podido realizar por no tener el equipo necesario. Nunca la razón de la compra de un objetivo debería pasar por que haya salido uno igual que el tuyo pero más moderno, ten cuidado, la fotografía se puede convertir en algo consumista.

Anuncios

La elección de la distancia focal

La elección de la distancia focal a la hora de hacer una fotografía es de suma importancia ya que implica diferencias sustanciales, tanto con el carácter de la imagen como en la manera de prepararnos para realizarla. La utilización de objetivos zoom es una ventaja frente a los objetivos de focal fija, ya que nos permite reaccionar mucho más rápido ante las diferentes situaciones que se pueden dar delante de nuestra cámara. Aunque yo, personalmente prefiero los objetivos fijos porque te dan mayor calidad de imagen y con la práctica te ayudan a ser mejor fotógrafo.

La elección del objetivo es vital para conseguir la fotografía deseada.”

Nuestra manera de actuar ante una escena dependerá en gran manera del tipo de objetivo elegido para la toma, no es lo mismo usar un gran angular que un teleobjetivo, cada uno se utilizará de manera diferente, por ello me he animado a escribir unos artículos al respecto. Para empezar, hablaremos de los objetivos angulares y de las diferentes técnicas que existen para conseguir buenas imágenes con ellos.

Elección de distancia focal

Designación de la distancia focal

Durante muchos años de familiaridad con el formato 35mm, el estándar de fotografía, todos nos hemos acostumbrado a usar la distancia focal del objetivo como descripción de las cualidades generales de una imagen, con un gran angular, con un gran angular extremo, con un teleobjetivo y así sucesivamente. Por lo tanto, 35mm significa “una visión un poco más amplia que la estándar” y 2omm significa una “cobertura muy amplia con distorsión”. Estas medidas, sin embargo, son válidas sólo para formato de 35mm, con medidas de 24x36mm. Dado que la mayoría de sensores de las cámaras digitales son más pequeños, las distancias focales son más cortas. Se ha convertido en costumbre en la jerga fotográfica seguir utilizando las cifras referentes a 35mm aunque añadiendo el término equivalente o distancia focal equivalente.

Fotografía social urbana: Street Photography

Las calles de una ciudad son el escenario perfecto para realizar reportajes fotográficos. En ellas tienen lugar multitud de actividades humanas, y por eso la fotografía urbana o street photograhy, como se la conoce generalmente, resulta tan atractiva para todo aficionado a la fotografía social. Lo ideal es ir equipados con lo mínimo posible, una bolsa de mano, una cámara pequeña y un objetivo. Se trata de andar por ellas y fotografiar la vida en las terrazas, en los mercados, en los parques o en cualquier rincón que encontremos.

Fotografia urbana valencia

En este tipo de fotografía nada está preparado, nos apoyaremos en nuestro poder de observación, la anticipación y en la suerte, para descubrir imágenes interesantes en situaciones corrientes. Eso es la vida urbana y se encuentra en cualquier parte del mundo aunque las personas sean diferentes.

Lo más importante es tener siempre presente tres reglas básicas: no entrometerse, anticiparse a la acción y fotografiar rápido. Aunque estas acciones son más propias de la fotografía indiscreta, pueden ser aplicadas sin problema al retrato callejero. También podemos utilizar estas técnicas cuando vayamos a hacer una sesión de retrato planificado, pidiendo a nuestro modelo que camine, que vaya de compras, que se tome un café, o que haga cualquier otra cosa que resulte natural.

Si hacemos que nuestros modelos salgan a la calle y se mezclen con los transeúntes, conseguiremos darle un toque diferente a nuestros retratos, simulando un reportaje urbano”.

No entrometerse para no llamar la atención tiene como objetivo obtener imágenes naturales de nuestros modelos y así conseguiremos que no miren hacia la cámara, además no habrá reacciones extrañas ante la presencia de un fotógrafo. Es bastante fácil de conseguir, no trabajes con un equipo aparatoso, viste de forma discreta, no te quedes plantado en mitad de la calle y sobretodo, no dejes de moverte. Anticiparte a una buena toma es sinónimo de estar siempre alerta, ya que debido al constante paso de gente y al tráfico, el tiempo disponible para conseguir una buena imagen puede durar tan solo un segundo.

Fotografia urbana en Valencia

Debemos estar siempre preparados para reaccionar con rapidez, por eso, en este tipo de fotografía, los modos automáticos de la cámara nos ayudarán enormemente a conseguir con más facilidad la imagen buscada.

Si no quieres llamar mucho la atención en las calles es conveniente llevar todo el equipo en una bolsa discreta, cuanto más barata y corriente sea, más desapercibido pasarás.

La siguiente tabla os puede ayudar a elegir que objetivo utilizar en relación a la distancia que se encuentre el sujeto a capturar.

Tabla de distancia focal

La iluminación artificial en fotografía

Si hay un tema complejo en la fotografía ese es como iluminar artificialmente a un sujeto o a una escena. Cuando la luz ambiente no es suficiente para conseguir una imagen con un resultado óptimo, tenemos que recurrir a la iluminación fotográfica.

La mayoría de nuestras cámaras disponen de un flash, pero es una herramienta poco válida para conseguir resultados aceptables. Este flash es un arma perfecta para conseguir retratos poco favorecedores, así que si alguna te ves en la situación de retratar a una persona que te cae mal, no dudes en usarlo.

El flash integrado es un foco multiuso estándar y tiene grandes limitaciones a la hora de crear un contexto imaginativo y cuidadosamente dispuesto. Para conseguir resultados óptimos, tenemos a nuestra disposición en el mercado gran cantidad de elementos de iluminación y cada uno de ellos está enfocado para un uso en concreto.

Flash de zapata

Si te vas a dedicar a la fotografía profesional en estudio debes saber que la iluminación es vital y, por lo general, costosa. Siempre ha sido así pero, a medida que los fabricantes de fuentes profesionales de iluminación mejoran sus equipos, la gama de luces aumenta y permite tratar situaciones lumínicas cada vez más específicas y complejas.

En la actualidad existen tantos tipos de fuentes de iluminación profesional que si deseas cubrir todo el abanico de esquemas de luz posibles, acabarás empeñando un riñón. Por eso los fotógrafos nos limitamos a usar un tipo de iluminación, al menos al principio.

flash de paraguasSe puede aplicar tanto a la fotografía digital como a la tradicional. La iluminación artificial se creó para hacer frente a las limitaciones de captación luz de la película. La industria se centró en el desarrollo de iluminación profesional. En las décadas de los 1960 y 1970 se crearon sistemas que garantizaban la fidelidad del color y la congelación del movimiento. Actualmente esto no es tan crítico como antaño, ya que las cámaras digitales son mucho más flexibles en su respuesta al color, además de ser más sensibles a la luz.

Hoy en día cualquier cámara réflex digital sencilla puede obtener resultados óptimos en situaciones de poca iluminación y en la mayoría de los casos no necesita la precisión y la potencia de una cara iluminación de estudio. Aunque a los puristas les suene a herejía, es una gran ventaja para los fotógrafos con presupuestos limitados. Actualmente, con un poco de imaginación, una fuente de luz y una buena gestión del balance de blancos los resultados pueden ser increíbles.

flash antiguo

Lo que me interesa recalcar en este artículo es lo importante que es controlar la calidad de la iluminación. Para quien esté acostumbrado a flashes portátiles, la enorme cantidad de materiales, tiempo y esfuerzo que hay que dedicar a la iluminación puede suponer una sorpresa. En la fotografía de bodegones, retratos de estudio, interiores y otras situaciones controladas, la comodidad y la simplicidad no son prioritarias. Planear y disponer una iluminación precisa lleva su tiempo.