14 Consejos para mejorar tus retratos

En ocasiones, nos encontramos ante la posibilidad de hacer algún retrato fotográfico, ya sea de forma casual o en una sesión concertada. Si somos novatos en esta temática, por norma general, no sabremos por donde empezar y qué debemos tener en cuenta para que el resultado obtenido sea satisfactorio. Una de las cosas más importantes en los retratos son los detalles, eso marcará la diferencia entre un retrato mediocre y uno excelente, así que me he animado a realizar una lista de cosas que podemos hacer para mejorar nuestros retratos.

Tomás Martínez fotografía Valencia

  1. Preparativos. En los retratos es vital prepararlo todo bien. Antes de acercarnos a la cámara, tendremos que preocuparnos por los modelos, el maquillaje, el pelo, la ropa y cualquier otro elemento que forme parte de la escena.
  2. Tener las ideas claras. Antes de coger la cámara tendremos que saber también el lugar dónde vamos a hacer la fotografía. ¿necesitaremos un fondo plano o un decorado?¿hemos elegido en algún tema en concreto? Utilizando un poco de atrezo o añadiendo humo conseguiremos crear una fantástica atmósfera y dotar de dramatismo a nuestras imágenes.
  3. Iluminación. Para hacer un buen retrato no necesitamos unos focos de estudio profesionales, ni un flash caro. La mejor iluminación que existe es el sol, siempre está ahí y es gratis, eso sí, si queremos que la imagen tenga una iluminación bien compensada podemos ayudarnos de algún tipo de difusor o reflector.
  4. Lo importante son los ojos. Este puede parecer un consejo muy obvio, pero es fundamental que los ojos se vean nítidos. Elegiremos un solo punto de enfoque y lo colocaremos exactamente sobre el ojo del protagonista. Para evitar cualquier tipo de movimiento ajustaremos la velocidad al menos a 1/60 segundos.Fotografia valencia books
  5. Originalidad. Inclinar la cámara puede añadir dinamismo y un toque extraño a una imagen que de otra manera sería de lo más normal, sobre todo si la imagen tiene un aire minimalista. También podemos probar cortando el encuadre de una manera poco habitual y así convertir un primer plano típico en una fotografía mucho más artística.
  6. Fondos. Colocar un fondo interesante marcará claramente la diferencia entre un gran retrato y uno del montón. Por ejemplo, una puerta de madera vieja y estropeada puede añadir textura y ambiente a un retrato.
  7. Contar una historia. Colocando al protagonista en una localización concreta podemos crear una escena más interesante y así añadir un toque narrativo, pero cuidado, todos los elementos de la imagen deberán complementarse de forma coherente.
  8. La regla de los tercios. La regla de los tercios no se utiliza solamente en los paisajes. Para que sea efectiva en los retratos deberemos colocar los ojos de nuestro modelo exactamente en una de las intersecciones.
  9. Disparar desde la cintura. Si queremos capturar el cuerpo entero, una opción muy interesante es hacerlo desde la cintura o desde un ángulo bajo, esto hace que la persona parezca más alta y elegante.fotografia valencia
  10. Girar al modelo. Si giramos al modelo y no realizamos la fotografía desde una posición exageradamente frontal, parecerá más delgado.
  11. Romper las reglas. Podemos pedirle a nuestro modelo que no mire a la cámara, esto dará a la imagen un toque diferente al de los retratos normales.
  12. Blanco y negro. Casi todos los retratos clásicos son en blanco y negro. Utilizar este procesado es muy interesante porque nuestras imágenes quedarán más elegantes y además es atemporal. También conseguiremos eliminar la distracción que nos ofrece el color en las fotografías.
  13. Retoques. Para dejar nuestros retratos perfectos es interesante eliminar las imperfecciones, suavizar la piel y se enfocar los ojos mediante software. Además, si añadimos una viñeta sutil puede dirigir la mirada del espectador hacia el sujeto.
  14. Iluminaciones creativas. Un foco de luz continua colocado detrás de unas persianas puede añadir interés y contraste. Podemos experimentar con guirnaldas, LEDs, luces de colores, hacer pasar diferentes tipos de iluminación a través de prismas de cristal, lupas, gelatinas de colores. El límite está en tu imaginación. Sesión de retrato en Alboraia

Espero que os haya servido de algo esta lista de cosas a tener en cuenta a la hora de hacer vuestros retratos. Si se os ocurre alguna cosa o soléis hacer algo diferente que os da buenos resultados, os animo a que lo comentéis a continuación y así todos seguiremos aprendiendo cosas nuevas.

Anuncios

Cómo usar teleobjetivos largos en fotografía urbana

A la hora de clasificar los teleobjetivos en medios y largos no existe una regla universal para hacerlo, pero si tienes en cuenta los efectos que produce una distancia focal larga en las imágenes que obtienes, llegará un punto en que estos serán demasiado exagerados y dará la impresión de estar mirando a través de unos prismáticos. En mi opinión, un objetivo largo es aquel que te permite obtener una imagen que muestre más de lo que tu ojo puede ver. Estos teleobjetivos ven más que nosotros y por eso en ocasiones, nos encontramos con sorpresas al ver las fotografías. Así que, como regla general, un objetivo de 300mm tendría la máxima distancia focal aconsejable para realizar un retrato.

Teleobjetivo largo para retratos

El término “teleobjetivo” se suele aplicar a los objetivos que nos proporcionan imágenes ampliadas, con perspectiva comprimida y una profundidad de campo corta. Pero coloquialmente se les llama así a los objetivo de gran distancia focal. Imaginaros un objetivo diseñado con una lente simple y con una distancia focal de 400mm, esa distancia sería la longitud desde su centro óptico hasta el sensor digital. Esa es la razón por la que los teleobjetivos se construyen con múltiples lentes, de esta manera el diseño del teleobjetivo “dobla” la trayectoria de la luz y hace que la longitud del mismo sea mucho menor que si tuviera una sola lente.

Los teleobjetivos largos distancian al fotógrafo del modelo, tanto desde el punto de vista físico como psicológico, y por eso son los más indicados si se busca objetividad. Nos permiten quedarnos lejos y hacer fotos imparciales con perspectiva comprimida.

Todas las cosas buenas y malas de un teleobjetivo se acentúan más con estas distancias focales tan grandes. Cuando los utilizamos para fotografía urbana, podremos captar imágenes muy cercanas aunque estemos muy lejos (  y normalmente sin que el sujeto se de cuenta). Por ejemplo, desde unos ocho metros, con un objetivo de 400mm y un sensor de tamaño completo obtendremos un retrato que llene el encuadre.

Retratos con teleobjetivos

Encontrar la posición de la cámara es de suma importancia y a la vez la cuestión más difícil de resolver, porque tiene que existir un espacio vacío entre el fotógrafo y modelo. En lugares públicos, a no ser que fotografiemos desde una posición elevada, es probable que se paseen transeúntes que entorpezcan la toma. Si usted es capaz de fotografiar con los dos ojos abiertos podrá utilizar esta técnica tan útil y tendrá una pequeña ventaja para prever los obstáculos. Aún así, prepárese para obtener una buena cantidad de tomas desperdiciadas. Una de las mejores formas de fotografiar es desde algún sitio en el que poder estar tranquilamente sentado durante un tiempo prolongado sin llamar la atención.La proporción del zoom y la ampliación.

Los sensores pequeños te acercan más.

La mayoría de las cámaras digitales tienen sensores de menor tamaño al de formato completo. Dado que este tipo de sensores recortados utiliza un área menor de la imagen enfocada, el efecto es una mayor ampliación, por ejemplo un objetivo de 300mm montado en una cámara con sensor APS-C, actuará como si fuera un 450mm.

Cómo utilizar un teleobjetivo medio en fotografía de calle.

Mientras que las tomas con un objetivo gran angular nos acercan a la gente y proporcionan imágenes llenas y comprometidas, las distancias focales mayores nos separan de los modelos, tanto físicamente como en la sensación de implicación.  Pero, al igual que con las distancias focales de gran angular, los teleobjetivos no son tan importantes por el hecho de ahorrarnos el esfuerzo de acercarnos a nuestros modelos, sino por el marcado estilo gráfico que confieren a la imagen.

Objetivo tele Nikon

Sin embargo, cuando fotografiamos a personas, tampoco hay que menospreciar la oportunidad que éstos objetivos más largos nos brindan de alejarnos del modelo. Así nos resulta mucho más sencillo pasar desapercibidos mientras trabajamos.

La distancia focal de 50mm siempre se ha considerado como la estándar y cualquiera perceptiblemente mayor, de 80mm en adelante, se clasifica como teleobjetivo. Cuanto mayor sea la longitud focal, más pronunciadas serán las características que aquí se describen. Debido al estrecho ángulo de visión, la fotografía abarca menos elementos circundantes, y si el modelo está en algún punto delante del fondo el campo de enfoque será menor. A mayor distancia focal, más corta será la profundidad de campo, lo que implica que cuando enfoquemos a una persona entre la multitud quienes estén más cerca y más lejos quedarán desenfocados. Si cambiamos a una apertura de diafragma más pequeña la definición mejorará, pero no del todo, y se necesitará una velocidad de obturación lenta o una sensibilidad iso alta. Pero eso no es malo, y el enfoque selectivo es muy valioso en tanto nos permite destacar a una persona de lo que lo rodea.

Enfoque selectivo

En última estancia, un teleobjetivo es un buen método para centrar la atenciónen nuestro modelo y desviarla de la posible distracción que supone un entorno llamativo. En muchos aspectos eso es opuesto al estilo del objetivo gran angular, con el teleobjetivo conseguimos retratos más imparciales con una implicación menor.

Velocidad de obturación y vibración de la cámara

Las distancias focal largas amplifican, y eso quiere decir que aumentan tanto la imagen como la vibración de la cámara. Un error muy común consiste en cambiar a una distancia focal mayor sin ajustar la velocidad de obturación. En general, la velocidad de obturación más baja a la que podemos disparar con seguridad sosteniendo la cámara en las manos es proporcional a la distancia focal. Por lo tanto, mientras que una velocidad de 1/50 segundos no supone ningún problema con un objetivo estándar de 50mm, usaremos al menos una velocidad de 1/200 para un objetivo de 200mm.

Definición de “estándar”

Los grandes angulares y los teleobjetivos tienen características reconocibles en las fotografías, pero no son las que conocemos como “estándar”. Se habla distancia focal “estándar” cuando la imagen parece tener la misma perspectiva y relación entre los objetos que la que tenemos a simple vista. Una forma de saber cuál es el ajuste estándar del zoom es mirar a la vez con uno de los dos ojos por el visor y con el otro por fuera lo que vemos y el tamaño de los objetos deberían ser similares. Para los más preocupados por la técnica, diremos que la distancia focal estándar es la misma medida que la diagonal del conjunto de sensores.

Enfoque selectivo

Excepto en circustancias especiales en las que hay una buena razón para intentar incluir todo bien definido en el encuadre, la técnica de enfoque más común con un teleobjetivo es ajustar una apertura bien abierta (quizás un par de pasos f menos que el diafragma más abierto) para mantener la figura entera dentro de la profundidad de campo y asegurarse de que el rostro esté siempre bien enfocado. En el encuadre vertical, si la cámara ofrece la opción de elegir el área de enfoque, es útil seleccionar la más alta.

Una distancia focal mayor posibilita composiciones “desde la acera de enfrente”. Los modelos pueden seguir circulando sin distraerse por la presencia de una cámara rondando sin cesar a su alrededor”.

Cómo utilizar un gran angular en fotografía callejera

Cuando alrededor de un sujeto que queremos fotografiar hay personas en movimiento, usando un gran angular, tendremos bastantes problemas porque captaremos gran parte de su entorno más inmediato. También hay que tener en cuenta la posición de la cámara, pues para cubrir el encuadre solo en parte con la figura lo más lógico es que tomemos la fotografía desde una distancia de un metro o más. Eso implica que llamemos mucho la atención de los transeúntes, y uno de los inconvenientes que se puede presentar es que alguien que no sea nuestro modelo se nos plante enfrente mirando a la cámara. La forma de evitarlo es elevarla justo antes de tomar la fotografía, y luego volver a bajarla en seguida.

Fotografia angular callejera

Como alternativa, si tenemos la cámara preparada y la imagen encuadrada podemos esperar, incluso con la cámara bajada, mirar hacia otro lado para no despertar la curiosidad, y entonces tomar la foto.

El valor del gran angular para fotografiar personas en un escenario interesante está muy relacionado con las tomas de cerca. Este tipo de imagen tiene una cualidad envolvente que introduce al observador en la escena. El fotógrafo se encuentra de forma evidente en medio de todo, estilo que se ha dado en llamar “cámara subjetiva” porque conjuga las sensaciones de acecho y actividad.

Dar la impresión de mirar a otro lado.

Un aspecto negativo, aunque sólo de forma ocasional, es que el sujeto también puede vernos, lo que impide una segunda toma espontánea. Con bastante frecuencia sólo tendremos una oportunidad, y si erramos no habría nada que hacer más que marcharse. Sin embargo, un objetivo gran angular es muy útil en este caso. Si componemos el encuadre de modo que la persona que queremos retratar no esté centrada, dará la impresión de que estamos apuntando con la cámara hacia otro lado. Muchas veces podremos seguir tomando tantas fotografías como queramos a poca distancia de la persona.

Fotografia urbana

Fotografiar sin mirar

Si estamos fotografiando con un gran angular, no tienen por qué hacernos falta un encuadre crítico. Con la práctica nos haremos una idea bastante aproximada de lo que el objetivo captará sin necesidad de mirar a través del visor. En ese caso, podremos tomar fotografías con el enfoque automático mientras no parezca que estemos haciendo fotos., mantendremos la cámara un poco más baja de lo normal y miraremos hacia otro lado mientras presionamos el obturador. La composición puede resultar un tanto descuidada, pero muchas veces eso no tendrá importancia frente al valor de la foto.

La composición cerca-lejos

El de composición “cerca-lejos” es un término que acuñó al gran fotógrafo de paisaje Ansel Adams para describir las fotografías que explotan la fuerte perspectiva que ofrecen los grandes angulares: los objetos cercanos cobran mucha más importancia que los más distantes.

Fotografía social urbana: Street Photography

Las calles de una ciudad son el escenario perfecto para realizar reportajes fotográficos. En ellas tienen lugar multitud de actividades humanas, y por eso la fotografía urbana o street photograhy, como se la conoce generalmente, resulta tan atractiva para todo aficionado a la fotografía social. Lo ideal es ir equipados con lo mínimo posible, una bolsa de mano, una cámara pequeña y un objetivo. Se trata de andar por ellas y fotografiar la vida en las terrazas, en los mercados, en los parques o en cualquier rincón que encontremos.

Fotografia urbana valencia

En este tipo de fotografía nada está preparado, nos apoyaremos en nuestro poder de observación, la anticipación y en la suerte, para descubrir imágenes interesantes en situaciones corrientes. Eso es la vida urbana y se encuentra en cualquier parte del mundo aunque las personas sean diferentes.

Lo más importante es tener siempre presente tres reglas básicas: no entrometerse, anticiparse a la acción y fotografiar rápido. Aunque estas acciones son más propias de la fotografía indiscreta, pueden ser aplicadas sin problema al retrato callejero. También podemos utilizar estas técnicas cuando vayamos a hacer una sesión de retrato planificado, pidiendo a nuestro modelo que camine, que vaya de compras, que se tome un café, o que haga cualquier otra cosa que resulte natural.

Si hacemos que nuestros modelos salgan a la calle y se mezclen con los transeúntes, conseguiremos darle un toque diferente a nuestros retratos, simulando un reportaje urbano”.

No entrometerse para no llamar la atención tiene como objetivo obtener imágenes naturales de nuestros modelos y así conseguiremos que no miren hacia la cámara, además no habrá reacciones extrañas ante la presencia de un fotógrafo. Es bastante fácil de conseguir, no trabajes con un equipo aparatoso, viste de forma discreta, no te quedes plantado en mitad de la calle y sobretodo, no dejes de moverte. Anticiparte a una buena toma es sinónimo de estar siempre alerta, ya que debido al constante paso de gente y al tráfico, el tiempo disponible para conseguir una buena imagen puede durar tan solo un segundo.

Fotografia urbana en Valencia

Debemos estar siempre preparados para reaccionar con rapidez, por eso, en este tipo de fotografía, los modos automáticos de la cámara nos ayudarán enormemente a conseguir con más facilidad la imagen buscada.

Si no quieres llamar mucho la atención en las calles es conveniente llevar todo el equipo en una bolsa discreta, cuanto más barata y corriente sea, más desapercibido pasarás.

La siguiente tabla os puede ayudar a elegir que objetivo utilizar en relación a la distancia que se encuentre el sujeto a capturar.

Tabla de distancia focal