Cómo utilizar un teleobjetivo medio en fotografía de calle.

Mientras que las tomas con un objetivo gran angular nos acercan a la gente y proporcionan imágenes llenas y comprometidas, las distancias focales mayores nos separan de los modelos, tanto físicamente como en la sensación de implicación.  Pero, al igual que con las distancias focales de gran angular, los teleobjetivos no son tan importantes por el hecho de ahorrarnos el esfuerzo de acercarnos a nuestros modelos, sino por el marcado estilo gráfico que confieren a la imagen.

Objetivo tele Nikon

Sin embargo, cuando fotografiamos a personas, tampoco hay que menospreciar la oportunidad que éstos objetivos más largos nos brindan de alejarnos del modelo. Así nos resulta mucho más sencillo pasar desapercibidos mientras trabajamos.

La distancia focal de 50mm siempre se ha considerado como la estándar y cualquiera perceptiblemente mayor, de 80mm en adelante, se clasifica como teleobjetivo. Cuanto mayor sea la longitud focal, más pronunciadas serán las características que aquí se describen. Debido al estrecho ángulo de visión, la fotografía abarca menos elementos circundantes, y si el modelo está en algún punto delante del fondo el campo de enfoque será menor. A mayor distancia focal, más corta será la profundidad de campo, lo que implica que cuando enfoquemos a una persona entre la multitud quienes estén más cerca y más lejos quedarán desenfocados. Si cambiamos a una apertura de diafragma más pequeña la definición mejorará, pero no del todo, y se necesitará una velocidad de obturación lenta o una sensibilidad iso alta. Pero eso no es malo, y el enfoque selectivo es muy valioso en tanto nos permite destacar a una persona de lo que lo rodea.

Enfoque selectivo

En última estancia, un teleobjetivo es un buen método para centrar la atenciónen nuestro modelo y desviarla de la posible distracción que supone un entorno llamativo. En muchos aspectos eso es opuesto al estilo del objetivo gran angular, con el teleobjetivo conseguimos retratos más imparciales con una implicación menor.

Velocidad de obturación y vibración de la cámara

Las distancias focal largas amplifican, y eso quiere decir que aumentan tanto la imagen como la vibración de la cámara. Un error muy común consiste en cambiar a una distancia focal mayor sin ajustar la velocidad de obturación. En general, la velocidad de obturación más baja a la que podemos disparar con seguridad sosteniendo la cámara en las manos es proporcional a la distancia focal. Por lo tanto, mientras que una velocidad de 1/50 segundos no supone ningún problema con un objetivo estándar de 50mm, usaremos al menos una velocidad de 1/200 para un objetivo de 200mm.

Definición de “estándar”

Los grandes angulares y los teleobjetivos tienen características reconocibles en las fotografías, pero no son las que conocemos como “estándar”. Se habla distancia focal “estándar” cuando la imagen parece tener la misma perspectiva y relación entre los objetos que la que tenemos a simple vista. Una forma de saber cuál es el ajuste estándar del zoom es mirar a la vez con uno de los dos ojos por el visor y con el otro por fuera lo que vemos y el tamaño de los objetos deberían ser similares. Para los más preocupados por la técnica, diremos que la distancia focal estándar es la misma medida que la diagonal del conjunto de sensores.

Enfoque selectivo

Excepto en circustancias especiales en las que hay una buena razón para intentar incluir todo bien definido en el encuadre, la técnica de enfoque más común con un teleobjetivo es ajustar una apertura bien abierta (quizás un par de pasos f menos que el diafragma más abierto) para mantener la figura entera dentro de la profundidad de campo y asegurarse de que el rostro esté siempre bien enfocado. En el encuadre vertical, si la cámara ofrece la opción de elegir el área de enfoque, es útil seleccionar la más alta.

Una distancia focal mayor posibilita composiciones “desde la acera de enfrente”. Los modelos pueden seguir circulando sin distraerse por la presencia de una cámara rondando sin cesar a su alrededor”.

Anuncios

Cómo controlar el rango dinámico

En este artículo quiero hablar sobre el rango dinámico de las escenas que fotografiamos y de cómo este factor puede influir tanto en las imágenes que obtenemos.

Para empezar, vamos a definirlo como la diferencia que existe entre las luces y las sombras de una escena. El rango dinámico de una cámara de fotos viene expresado en pasos de diafragma y se puede decir que es la capacidad que tiene dicha cámara para representar en una misma imagen tanto el detalle existente en la zona de luces como el que hay en la zona de sombras.

Cuanto mayor sea el rango dinámico de nuestra cámara, más información intermedia tendremos en cada zona y además podremos captar escenas con mayor contraste entre luces y sombras. Igualmente, si el sensor de nuestra cámara posee un  rango dinámico pobre, las sombras o luces tendrán falta de información en escenas que tengan mucho contraste.

Atardecer Rango Dinamico

Un ejemplo

Imagina que estás frente a un paisaje imponente, el cielo está lleno de nubes con un impresionante degradado de colores, las montañas nevadas al fondo y frente a ti un precioso lago rodeado de pinos gigantes, además un ciervo está bebiendo agua frente a ti. Ante esta escena, te ves obligado a sacar tu cámara, con el angular montado y te acercas a la orilla del lago para que el ciervo salga en primer plano. Ya tienes la escena enmarcada y es perfecta, así que disparas y zas!!!, la imagen que ha te ha salido en la pantalla nada tiene que ver con lo que tu estabas viendo. El cielo probablemente esté bien expuesto, pero el resto de la escena subexpuesta y el ciervo se ha convertido en una oscura silueta.

Pero, ¿Por qué ha pasado esto?. Esto es debido a que nuestros ojos tienen mucho más rango dinámico que los sensores de las cámaras, los ojos permiten captar detalle tanto en las luces como en las sombras porque la pupila funciona automáticamente según el nivel de luz que esté recibiendo.

Montañas paisaje

Las cámaras suele manejar valores de entre 6 y 9 pasos de diafragma, en cambio la visión humana suele tener alrededor de 15 pasos. En las escenas que presentan un rango dinámico con más de 9 pasos de diafragma, nuestros ojos verán una cosa y nuestra cámara obtendrá otra totalmente diferente. El sensor de nuestra cámara es incapaz de captar en una imagen lo que nuestros ojos pueden ver (por lo menos en la actualidad).

El rango dinámico de nuestra cámara viene determinado por el sensor y en menos medida por el procesador de imagen. La tecnología avanza a grandes pasos y cada vez los sensores tienen mejor rango dinámico y se comportan mejor en situaciones de escenas muy contrastadas.

Consejos para mejorar el rango dinámico

1. Una buena herramienta para analizar la escena y así conseguir imágenes con más información, es el histograma. Si aprendes a analizarlo, este te dirá si la imagen que tienes delante tiene un rango dinámico alto o bajo.

2. Una técnica para averiguar cuantos el rango dinámico de una escena es medir la exposición en la zona más clara y luego hacerlo en la zona más oscura, así sabrás cuantos pasos de diafragma hay entre la luz y la sombra.

3. Siempre dispararemos en formato RAW para intentar obtener la mayor información posible y además expondremos la escena “derecheando” el histograma, (sobreexponer ligeramente) ya que es más fácil recuperar información de la luces que de las sombras a la hora de editar.

4. Cuando se hace fotografía de paisaje es muy importante utilizar un filtro degradado de densidad neutra, de esta manera compensaremos la exposición del cielo con la del resto de la escena.

paisaje HDR

5. Disparar utilizando bracketing o ahorquillado. Con la cámara montada firmemente sobre un trípode, puedes tomar tres imágenes con exposiciones diferentes, una sobreexpuesta, otra con la exposición correcta y la última subexpuesta. Las tres fotografías obtenidas y ayudándote de un editor de imágenes (PhotoShop) pueden ser unirlas y así conseguir una imagen más parecida a la que tus ojos habían visto. Esta técnica te puede ayudar a obtener imágenes increíbles, pero no debes abusar del retoque ya que pueden convertirse en escenas irreales.

6. Por último, si vas ha realizar un retrato y el fondo es un cielo con mucha luz, puedes utilizar iluminación artificial para igualar las diferentes iluminaciones.

Espero que te haya servido de ayuda este artículo o por le menos que te haya hecho ir a por la cámara y probar de lo que hemos estado hablando, siempre aprendemos más si toqueteamos todo y vemos nuestros fallos y aciertos. No olvides de compartir el artículo si crees que le puede ser de utilidad a alguien, hasta la próxima.

Cómo utilizar un gran angular en fotografía callejera

Cuando alrededor de un sujeto que queremos fotografiar hay personas en movimiento, usando un gran angular, tendremos bastantes problemas porque captaremos gran parte de su entorno más inmediato. También hay que tener en cuenta la posición de la cámara, pues para cubrir el encuadre solo en parte con la figura lo más lógico es que tomemos la fotografía desde una distancia de un metro o más. Eso implica que llamemos mucho la atención de los transeúntes, y uno de los inconvenientes que se puede presentar es que alguien que no sea nuestro modelo se nos plante enfrente mirando a la cámara. La forma de evitarlo es elevarla justo antes de tomar la fotografía, y luego volver a bajarla en seguida.

Fotografia angular callejera

Como alternativa, si tenemos la cámara preparada y la imagen encuadrada podemos esperar, incluso con la cámara bajada, mirar hacia otro lado para no despertar la curiosidad, y entonces tomar la foto.

El valor del gran angular para fotografiar personas en un escenario interesante está muy relacionado con las tomas de cerca. Este tipo de imagen tiene una cualidad envolvente que introduce al observador en la escena. El fotógrafo se encuentra de forma evidente en medio de todo, estilo que se ha dado en llamar “cámara subjetiva” porque conjuga las sensaciones de acecho y actividad.

Dar la impresión de mirar a otro lado.

Un aspecto negativo, aunque sólo de forma ocasional, es que el sujeto también puede vernos, lo que impide una segunda toma espontánea. Con bastante frecuencia sólo tendremos una oportunidad, y si erramos no habría nada que hacer más que marcharse. Sin embargo, un objetivo gran angular es muy útil en este caso. Si componemos el encuadre de modo que la persona que queremos retratar no esté centrada, dará la impresión de que estamos apuntando con la cámara hacia otro lado. Muchas veces podremos seguir tomando tantas fotografías como queramos a poca distancia de la persona.

Fotografia urbana

Fotografiar sin mirar

Si estamos fotografiando con un gran angular, no tienen por qué hacernos falta un encuadre crítico. Con la práctica nos haremos una idea bastante aproximada de lo que el objetivo captará sin necesidad de mirar a través del visor. En ese caso, podremos tomar fotografías con el enfoque automático mientras no parezca que estemos haciendo fotos., mantendremos la cámara un poco más baja de lo normal y miraremos hacia otro lado mientras presionamos el obturador. La composición puede resultar un tanto descuidada, pero muchas veces eso no tendrá importancia frente al valor de la foto.

La composición cerca-lejos

El de composición “cerca-lejos” es un término que acuñó al gran fotógrafo de paisaje Ansel Adams para describir las fotografías que explotan la fuerte perspectiva que ofrecen los grandes angulares: los objetos cercanos cobran mucha más importancia que los más distantes.

¿Cómo sacar mayor partido a los teleobjetivos?

Hoy vamos a intentar sacar el mayor partido a nuestros teleobjetivos y para ello voy a enumerar una serie de trucos y consejos que nos ayudarán a su correcta utilización. La definición de un teleobjetivo podría ser esta: “son ópticas con longitudes focales mas largas a las de los objetivos normales”. Su ángulo se visión es menor, se suelen emplear para fotografiar objetos que se encuentran lejos y comprimir los planos de la imagen.”

Mi objetivo preferido

Bajo mi punto de vista, si quieres trabajar con un teleobjetivo zoom el primero que deberías comprar es el 70-200mm. Este objetivo ofrece varias ventajas. Pesa menos que los grandes teleobjetivos, así que cuesta menos usarlo y cargar con él. También es interesante porque se equilibra bien con los cuerpos de la cámara que tengo. A mí particularmente me gusta el modelo con apertura fija f/4 que además de ser más barato y pesar menos, las imágenes que consigues suelen tener mayor calidad que las del modelo f/2.8. Si necesitas que tus fotografías tengan el fondo muy desenfocado entonces deberás comprar el modelo con diafragma fijo f/2.8, además podrás hacer mejores fotos cuando tengas menos luz.

Teleobjetivo 70-200

A pesar de ser una distancia focal bastante corta, sobretodo para hacer fotografía de fauna, es muy interesante porque te obliga a estar atento en todo momento. Normalmente con esta óptica se consiguen imágenes más íntimas y dinámicas que con un teleobjetivo de 500 o 600mm.

¿Teleobjetivo zoom o focal fija para fauna?

Creo que para poder reaccionar es mejor tener la posibilidad de ajustar la longitud focal, eso facilita el trabajo con los animales que no cooperan mucho. A veces, al animal se acerca o se aleja y es mucho más práctico modificar la longitud focal que mover la cámara (y el trípode). Si te mueves mucho puedes espantar al animal y perder la imagen. Además, así no tienes que cambiar de objetivo todo el rato y reduces las posibilidades de manchar el sensor.

Objetivos zoom

El inconveniente de los zoom es que te vuelves perezoso. La longitud focal debería determinar la posición de la cámara, no al revés. Tienes que decidir qué longitud focal ofrece la mejor composición y después mover la cámara para conseguirla. No te limites a sentarte y a hacer zoom simplemente por comodidad.

Ventajas y desventajas de utilizar teleobjetivos

En términos prácticos, no tienes que acercarte al sujeto, eso implica poder mantener una distancia cómoda pero sin perder la imagen. Esto es importante porque hay animales muy tímidos y asustadizos.

Visualmente, las longitudes focales largas reducen la profundidad de campo, lo que ayuda a aislar al protagonista y a desenfocar los fondos molestos. Por otro lado, comprimen el espacio, haciendo que los elementos de la escena parezcan más cercanos de lo que están en realidad. Como reducen el ángulo de visión y limitan la profundidad, es difícil conseguir fotos de animales que muestren bien el entorno; la mayor parte del fondo se corta o se ve borroso.

Teleobjetivos

La estabilización de los grandes teleobjetivos depende mucho del lugar que estés trabajando, no es lo mismo fotografiar desde un coche, en un refugio o al aire libre. Para disparar desde un coche, lo más efectivo es un saquito de semillas grande, pero si estas en una cabaña, lo mejor es utilizar un trípode firme que aguante tanto la cámara como el objetivo.

Al aire libre, lo mejor es el trípode. Si no es posible utilizarlo, habrá que usar un monopie o aguantar la cámara con la mano. Cuando tengas que disparar sin apoyos, baja tu centro de gravedad y presiona el obturador al final del ciclo respiratorio. Además es muy recomendable activar el estabilizador del objetivo.

Consejos finales

Como todos los objetivos, los teleobjetivos ofrecen más nitidez óptica con las aperturas medias, como f/8 y f/11. Limítate a ellas siempre que sea posible; evita los extremos.

Objetivos fijos

Si no disparas con la cámara en la mano (o con monopie), usar un cable disparador minimiza las vibraciones, igual que el bloqueo de espejo. Si sujetas el objetivo con un saquito de semillas o con un trípode, coloca otro encima del objetivo, lo equilibrará más y reducirá mejor los movimientos.

Si no tienes dinero para comprar un objetivo nuevo, puedes optar por un teleconversor para el que ya tengas. Pueden doblar la longitud focal para llegar un poco más lejos, el inconveniente es que reducen la cantidad de luz que llega al sensor, un teleconversor 2x nos reduce la luz en dos diafragmas, por lo que tendrás que cambiar a una velocidad de disparo más lenta, una apertura más amplia o un ISO más alto, así que asegúrate de mantener la cámara quieta.

Cómo utilizar un gran angular

Casi todos asociamos los objetivos grandes angulares con escenas panorámicas, pero esto no siempre es así. Simplemente se trata de objetivos con longitudes focales cortas (como 14mm) que nos permiten encuadrar escenas amplias

¿Cuando debemos usar un gran angular?.

La situación más obvia es cuando queremos fotografiar una vista extensa, pero lo haremos cuidando la composición ya que podemos cometer el error de incluir demasiadas cosas en el encuadre. Tendemos a usar un angular para cualquier paisaje grandioso, y eso puede desdibujar la escena. En este tipo de encuadres lo que dejas fuera es tan importante como lo que incluyes en la imagen, y los grandes angulares incluyen muchas cosas, así que tenemos que pensar muy bien en lo que estamos incluyendo en el encuadre.

Gran angular

Con estos objetivos los elementos del fondo parezcen mucho más pequeños de lo que son en realidad, así que tenemos que intentar enlazar las zonas claras del primer plano, el plano medio y el fondo. Con los angulares crearemos una profundidad de campo  increíble que enfatiza la perspectiva, sobre todo si se ve algo en el primer plano, como unas flores o unas rocas.

¿Cómo podemos aumentar el impacto de las imágenes hechas con grandes angulares?

Lo primero es incluir algo interesante en el primer plano. Los angulares son magníficos para acentuar las líneas de dirección. Por ejemplo, colocaremos la cámara cerca de una valla o de una verja, de manera que entren desde la esquina y dirijan la mirada a través de la foto. Esto funciona mejor con un angular que con un teleobjetivo porque la perspectiva es mucho más intensa.

También es interesante que no te limites a enfocar a infinito pensando que así se va a ver todo nítido. Los grandes angulares ofrecen más profundidad de campo que los teleobjetivos, pero para aprovecharlos bien es vital usar una apertura correcta y enfocar al plano apropiado, y eso implica utilizar el punto hiperfocal.

Gran angular

¿Qué complicaciones implica el uso de estos objetivos?.

Hay ciertos inconvenientes característicos de los grandes angulares, como el uso de filtros. Si ponemos delante del objetivo demasiados filtros (con un angular demasiados significa unos pocos) corremos el riesgo de sufrir viñeteado, tendremos problemas de enfoque y también puede que se vea el filtro en las esquinas del encuadre. Si necesitamos imperiosamente utilizar filtros, mi recomendación es utilizar los que sean ultrafinos.

Otra cosa a la que hay que prestar atención son las distorsiones de los bordes del encuadre. Dependiendo del objetivo y de la longitud focal, los elementos de los extremos se pueden distorsionar; si la cámara no está paralela a las líneas verticales, convergen hacia dentro. Dependiendo del objetivo, las distorsiones de barril también pueden ser problemáticas, aunque se pueden corregir posteriormente durante el post-procesado con un programa de edición.

Accesorios útiles.

El accesorio más utilizado es el parasol. Aunque con los grandes angulares este accesorio no es tan útil como en los teleobjetivos, es interesante siempre tener uno por si acaso. Si no tenemos mucho espacio en la bolsa, es una cosa de la que podemos prescindir, además si vas a utilizar filtros no podemos montarlo. Yo sólo llevo accesorios que me sirvan realmente para algo, y haciendo un poco de sombra con la mano podemos conseguir lo mismo que con un parasol.

Gran angular

Para la fotografía de paisajes es útil tener un filtro polarizador. Dependiendo del ángulo en que lo coloquemos en relación al sol, nos servirá para intensificar el azul del cielo y/o para reducir los reflejos del agua o de la vegetación. Con un programa de edición de imágenes es imposible conseguir el mismo efecto, al menos no de manera convincente, por eso es un accesorio fundamental.

¿Qué hay que tener en cuenta para comprar un gran angular bueno?

Los dos aspectos más evidentes son buscar algo con pocas distorsiones de barrilete y fijarse en la resolución. Si leemos análisis de los objetivos que nos interesan en publicaciones especializadas podremos hacernos una idea de cómo se va a comportar en la realidad. Lo ideal es coger tres ópticas de la misma longitud focal y probarlas colocándolas en un trípode y fotografiando un gráfico de líneas o en su defecto una pared de ladrillo. Capturaremos exposiciones a todas las aperturas, y con varias longitudes focales si es un zoom, y después revisa los resultados al 100% en el ordenador, fijándonos en la nitidez del centro y de los bordes antes de que tomemos la decisión final. Esto lo podemos hacer en algunas tiendas especializadas, sobretodo si saben que nuestra compra está asegurada.

Gran angular

Si no te atreves a tanto, lo ideal es mirar las curvas MTF del objetivo en cuestión y de esta manera saber la calidad real de la óptica. Estas curvas son muy clarificadoras a la hora de saber si un objetivo es bueno o no.

Consejos finales

1. Coloca la cámara en el suelo para ver el paisaje desde el punto de vista de un insecto. Esto crea una composición inusual y dramática porque no es el ángulo desde el que estamos acostumbrados a ver el mundo. Para este tipo de fotos lo mejor es usar un trípode que baje hasta el nivel del suelo. Si usas un gran angular muy extremo, ten cuidado, pueden aparecer las patas del trípode en la parte inferior de la fotografía.

Después ajusta el temporizador o utiliza un disparador por cable, de esa forma evitarás los desenfoques provocados por los temblores de cámara. Aléjate un poco para que no aparezca tu sombra en el encuadre.

Si es imposible usar un trípode y tu cámara tiene Live-View, puedes tumbarte en el suelo y sujetarla bien con las manos.

2. Cuando trabajo con paisajes me gusta el modo de prioridad a la apertura, simplemente porque me permite seleccionar la apertura y la profundidad de campo más apropiadas. En general, suelo optar por la apertura óptima del objetivo, que normalmente está entre f/8 y f/14.

Gran angular3. 3. Si hay algo interesante en el primer plano, enfoco en el punto hiperfocal para maximizar la profundidad de campo. Podría enfocar a infinito y utilizar la apertura más reducida, pero el punto hiperfocal permite usar una apertura más amplia, y la mayoría de objetivos ofrecen más calidad al abrirlos uno o dos diafragmas.