¿Cómo sacar mayor partido a los teleobjetivos?

Hoy vamos a intentar sacar el mayor partido a nuestros teleobjetivos y para ello voy a enumerar una serie de trucos y consejos que nos ayudarán a su correcta utilización. La definición de un teleobjetivo podría ser esta: “son ópticas con longitudes focales mas largas a las de los objetivos normales”. Su ángulo se visión es menor, se suelen emplear para fotografiar objetos que se encuentran lejos y comprimir los planos de la imagen.”

Mi objetivo preferido

Bajo mi punto de vista, si quieres trabajar con un teleobjetivo zoom el primero que deberías comprar es el 70-200mm. Este objetivo ofrece varias ventajas. Pesa menos que los grandes teleobjetivos, así que cuesta menos usarlo y cargar con él. También es interesante porque se equilibra bien con los cuerpos de la cámara que tengo. A mí particularmente me gusta el modelo con apertura fija f/4 que además de ser más barato y pesar menos, las imágenes que consigues suelen tener mayor calidad que las del modelo f/2.8. Si necesitas que tus fotografías tengan el fondo muy desenfocado entonces deberás comprar el modelo con diafragma fijo f/2.8, además podrás hacer mejores fotos cuando tengas menos luz.

Teleobjetivo 70-200

A pesar de ser una distancia focal bastante corta, sobretodo para hacer fotografía de fauna, es muy interesante porque te obliga a estar atento en todo momento. Normalmente con esta óptica se consiguen imágenes más íntimas y dinámicas que con un teleobjetivo de 500 o 600mm.

¿Teleobjetivo zoom o focal fija para fauna?

Creo que para poder reaccionar es mejor tener la posibilidad de ajustar la longitud focal, eso facilita el trabajo con los animales que no cooperan mucho. A veces, al animal se acerca o se aleja y es mucho más práctico modificar la longitud focal que mover la cámara (y el trípode). Si te mueves mucho puedes espantar al animal y perder la imagen. Además, así no tienes que cambiar de objetivo todo el rato y reduces las posibilidades de manchar el sensor.

Objetivos zoom

El inconveniente de los zoom es que te vuelves perezoso. La longitud focal debería determinar la posición de la cámara, no al revés. Tienes que decidir qué longitud focal ofrece la mejor composición y después mover la cámara para conseguirla. No te limites a sentarte y a hacer zoom simplemente por comodidad.

Ventajas y desventajas de utilizar teleobjetivos

En términos prácticos, no tienes que acercarte al sujeto, eso implica poder mantener una distancia cómoda pero sin perder la imagen. Esto es importante porque hay animales muy tímidos y asustadizos.

Visualmente, las longitudes focales largas reducen la profundidad de campo, lo que ayuda a aislar al protagonista y a desenfocar los fondos molestos. Por otro lado, comprimen el espacio, haciendo que los elementos de la escena parezcan más cercanos de lo que están en realidad. Como reducen el ángulo de visión y limitan la profundidad, es difícil conseguir fotos de animales que muestren bien el entorno; la mayor parte del fondo se corta o se ve borroso.

Teleobjetivos

La estabilización de los grandes teleobjetivos depende mucho del lugar que estés trabajando, no es lo mismo fotografiar desde un coche, en un refugio o al aire libre. Para disparar desde un coche, lo más efectivo es un saquito de semillas grande, pero si estas en una cabaña, lo mejor es utilizar un trípode firme que aguante tanto la cámara como el objetivo.

Al aire libre, lo mejor es el trípode. Si no es posible utilizarlo, habrá que usar un monopie o aguantar la cámara con la mano. Cuando tengas que disparar sin apoyos, baja tu centro de gravedad y presiona el obturador al final del ciclo respiratorio. Además es muy recomendable activar el estabilizador del objetivo.

Consejos finales

Como todos los objetivos, los teleobjetivos ofrecen más nitidez óptica con las aperturas medias, como f/8 y f/11. Limítate a ellas siempre que sea posible; evita los extremos.

Objetivos fijos

Si no disparas con la cámara en la mano (o con monopie), usar un cable disparador minimiza las vibraciones, igual que el bloqueo de espejo. Si sujetas el objetivo con un saquito de semillas o con un trípode, coloca otro encima del objetivo, lo equilibrará más y reducirá mejor los movimientos.

Si no tienes dinero para comprar un objetivo nuevo, puedes optar por un teleconversor para el que ya tengas. Pueden doblar la longitud focal para llegar un poco más lejos, el inconveniente es que reducen la cantidad de luz que llega al sensor, un teleconversor 2x nos reduce la luz en dos diafragmas, por lo que tendrás que cambiar a una velocidad de disparo más lenta, una apertura más amplia o un ISO más alto, así que asegúrate de mantener la cámara quieta.

Anuncios