Cómo utilizar un gran angular

Casi todos asociamos los objetivos grandes angulares con escenas panorámicas, pero esto no siempre es así. Simplemente se trata de objetivos con longitudes focales cortas (como 14mm) que nos permiten encuadrar escenas amplias

¿Cuando debemos usar un gran angular?.

La situación más obvia es cuando queremos fotografiar una vista extensa, pero lo haremos cuidando la composición ya que podemos cometer el error de incluir demasiadas cosas en el encuadre. Tendemos a usar un angular para cualquier paisaje grandioso, y eso puede desdibujar la escena. En este tipo de encuadres lo que dejas fuera es tan importante como lo que incluyes en la imagen, y los grandes angulares incluyen muchas cosas, así que tenemos que pensar muy bien en lo que estamos incluyendo en el encuadre.

Gran angular

Con estos objetivos los elementos del fondo parezcen mucho más pequeños de lo que son en realidad, así que tenemos que intentar enlazar las zonas claras del primer plano, el plano medio y el fondo. Con los angulares crearemos una profundidad de campo  increíble que enfatiza la perspectiva, sobre todo si se ve algo en el primer plano, como unas flores o unas rocas.

¿Cómo podemos aumentar el impacto de las imágenes hechas con grandes angulares?

Lo primero es incluir algo interesante en el primer plano. Los angulares son magníficos para acentuar las líneas de dirección. Por ejemplo, colocaremos la cámara cerca de una valla o de una verja, de manera que entren desde la esquina y dirijan la mirada a través de la foto. Esto funciona mejor con un angular que con un teleobjetivo porque la perspectiva es mucho más intensa.

También es interesante que no te limites a enfocar a infinito pensando que así se va a ver todo nítido. Los grandes angulares ofrecen más profundidad de campo que los teleobjetivos, pero para aprovecharlos bien es vital usar una apertura correcta y enfocar al plano apropiado, y eso implica utilizar el punto hiperfocal.

Gran angular

¿Qué complicaciones implica el uso de estos objetivos?.

Hay ciertos inconvenientes característicos de los grandes angulares, como el uso de filtros. Si ponemos delante del objetivo demasiados filtros (con un angular demasiados significa unos pocos) corremos el riesgo de sufrir viñeteado, tendremos problemas de enfoque y también puede que se vea el filtro en las esquinas del encuadre. Si necesitamos imperiosamente utilizar filtros, mi recomendación es utilizar los que sean ultrafinos.

Otra cosa a la que hay que prestar atención son las distorsiones de los bordes del encuadre. Dependiendo del objetivo y de la longitud focal, los elementos de los extremos se pueden distorsionar; si la cámara no está paralela a las líneas verticales, convergen hacia dentro. Dependiendo del objetivo, las distorsiones de barril también pueden ser problemáticas, aunque se pueden corregir posteriormente durante el post-procesado con un programa de edición.

Accesorios útiles.

El accesorio más utilizado es el parasol. Aunque con los grandes angulares este accesorio no es tan útil como en los teleobjetivos, es interesante siempre tener uno por si acaso. Si no tenemos mucho espacio en la bolsa, es una cosa de la que podemos prescindir, además si vas a utilizar filtros no podemos montarlo. Yo sólo llevo accesorios que me sirvan realmente para algo, y haciendo un poco de sombra con la mano podemos conseguir lo mismo que con un parasol.

Gran angular

Para la fotografía de paisajes es útil tener un filtro polarizador. Dependiendo del ángulo en que lo coloquemos en relación al sol, nos servirá para intensificar el azul del cielo y/o para reducir los reflejos del agua o de la vegetación. Con un programa de edición de imágenes es imposible conseguir el mismo efecto, al menos no de manera convincente, por eso es un accesorio fundamental.

¿Qué hay que tener en cuenta para comprar un gran angular bueno?

Los dos aspectos más evidentes son buscar algo con pocas distorsiones de barrilete y fijarse en la resolución. Si leemos análisis de los objetivos que nos interesan en publicaciones especializadas podremos hacernos una idea de cómo se va a comportar en la realidad. Lo ideal es coger tres ópticas de la misma longitud focal y probarlas colocándolas en un trípode y fotografiando un gráfico de líneas o en su defecto una pared de ladrillo. Capturaremos exposiciones a todas las aperturas, y con varias longitudes focales si es un zoom, y después revisa los resultados al 100% en el ordenador, fijándonos en la nitidez del centro y de los bordes antes de que tomemos la decisión final. Esto lo podemos hacer en algunas tiendas especializadas, sobretodo si saben que nuestra compra está asegurada.

Gran angular

Si no te atreves a tanto, lo ideal es mirar las curvas MTF del objetivo en cuestión y de esta manera saber la calidad real de la óptica. Estas curvas son muy clarificadoras a la hora de saber si un objetivo es bueno o no.

Consejos finales

1. Coloca la cámara en el suelo para ver el paisaje desde el punto de vista de un insecto. Esto crea una composición inusual y dramática porque no es el ángulo desde el que estamos acostumbrados a ver el mundo. Para este tipo de fotos lo mejor es usar un trípode que baje hasta el nivel del suelo. Si usas un gran angular muy extremo, ten cuidado, pueden aparecer las patas del trípode en la parte inferior de la fotografía.

Después ajusta el temporizador o utiliza un disparador por cable, de esa forma evitarás los desenfoques provocados por los temblores de cámara. Aléjate un poco para que no aparezca tu sombra en el encuadre.

Si es imposible usar un trípode y tu cámara tiene Live-View, puedes tumbarte en el suelo y sujetarla bien con las manos.

2. Cuando trabajo con paisajes me gusta el modo de prioridad a la apertura, simplemente porque me permite seleccionar la apertura y la profundidad de campo más apropiadas. En general, suelo optar por la apertura óptima del objetivo, que normalmente está entre f/8 y f/14.

Gran angular3. 3. Si hay algo interesante en el primer plano, enfoco en el punto hiperfocal para maximizar la profundidad de campo. Podría enfocar a infinito y utilizar la apertura más reducida, pero el punto hiperfocal permite usar una apertura más amplia, y la mayoría de objetivos ofrecen más calidad al abrirlos uno o dos diafragmas.

Anuncios

Consejos para comprar objetivos

Al hablar de ópticas, se repite la frase “el objetivo es la parte más importante de la cámara”, obviamente las imágenes cambiarán dependiendo de qué cámara tengas, pero el objetivo es una de las piezas más críticas del equipo fotográfico.

La solución no es comprar la mejor óptica. Cualquier persona con dinero puede comprar objetivos de gama alta, pero lo interesante es saber elegir objetivos de calidad al mejor precio, no siempre lo más caro nos dará el mejor resultado.

En el mercado hay multitud de objetivos y cada uno de ellos está orientado a un público y a un fin específico. Entonces, ¿en qué deberías fijarte a la hora de elegir uno u otro?. La verdad es que siempre es una decisión difícil y por eso he querido enumerar una serie de consejos y cuestiones para facilitarte su elección y conseguir que no hagas una compra fallida.

Objetivos Zoom.

Los objetivos Zoom por versatilidad son los más utilizados ya que nos permiten utilizar muchas distancias focales con un solo objetivo. Son muy cómodos, ya que nos acercamos y alejamos del sujeto con un giro de anillo. Existen normalmente tres gamas de producto, gama baja, gama aficionado y gama profesional.

Objetivos zoom

La gama baja están fabricadas en plástico y sus lentes son de baja calidad, además son poco luminosos y su apertura de diafragma suele ser f/3.5 – f/5.6.

La gama media tienen mejor construcción y sus lentes suelen ser de bastante calidad. Son más luminosos y normalmente su apertura máxima de diafragma suele ser f/4 fija para todo el rango de distancias focales.

La gama profesional está construida con los mejores materiales, suelen ser pesados y estar sellados para su uso en ambientes muy desfavorables. Son muy luminosos y normalmente su apertura máxima de diafragma es de f/2.8 para todo el rango de distancias focales.

Consejos para elegir un objetivo zoom

Huye de los zooms todoterreno que te ofrecen un gran rango de distancia focal, como por ejemplo, 18-200mm o 18-300mm. Con este tipo de objetivos no conseguirás imágenes de gran calidad porque mezclan lentes curvas (gran angulares) con lentes planas (teleobjetivos)  y esto no beneficia nada al resultado final. Lo mejor sería dividir estas distancias en dos objetivos que se complementen entre sí y solapen las distancias focales. Un zoom angular 17-35 mm o 17-40 mm sería ideal y complementarlo con un zoom tele 70-200 mm es una buena opción.

Si buscas un zoom que te ofrezca una gran calidad debes plantearte seriamente si realmente necesitas que tenga una apertura de f/2.8 o un bokeh muy pronunciado, si no es así, deberías optar por un objetivo de la gama aficionado con apertura f/4, estos son bastante más económicos y las lentes rinden mejor ya que son más fáciles de fabricar.

Objetivos Fijos

Los objetivos fijos o “prime” solo tienen una distancia focal y el acercamiento al sujeto deberemos hacerlo con nuestras piernas. Este tipo de objetivos son los que ofrecen la máxima calidad y si puedes trabajar con ellos para realizar tus fotografías, no lo dudes y úsalos.

Objetivos fijos

Su construcción es mucho más sencilla que los objetivos zoom, por eso el resultado es un objetivo que rinde mucho más a todos los niveles. Como norma general son muy luminosos y su apertura máxima suele ir desde los f/2.8 en gamas muy bajas hasta f/1.2 de las gamas profesionales. En la actualidad los objetivos fijos más vendidos son los de apertura f/1.8 que ofrecen mucha calidad, gran luminosidad y precio contenido.

 

Consejos generales para la compra de un objetivo.

  1. Si estás dudando entre dos objetivos que tienen características y precio similares, elige siempre el que enfoque más cerca, te dará más posibilidades creativas.
  2. Si tienes claro el objetivo que quieres y existen dos versiones, una estabilizada y otra no, elige sin dudarlo la no estabilizada. Los objetivos estabilizados tienen peor rendimiento óptico ya que las lentes están flotando para amortiguar los movimientos de la cámara. Si no necesitas esta cualidad no los compres, los objetivos sin estabilizar son más baratos, más ligeros y mejores ópticamente.
  3. Cómprate el mejor objetivo que puedas permitirte. Las ópticas buenas son para siempre, así que invierte tu dinero en objetivos de calidad y no tanto en cámaras. En mi opinión es mejor gastar el dinero pronto y bien porque nunca sabes cuanto tiempo vas a tener que mantener el equipo fotográfico que tienes, por lo menos te aseguras de que las imágenes que estas haciendo no tienen problemas de contraste, de color o de enfoque. Si escatimas en esta cuestión, puedes estar haciendo fotos de baja calidad durante años por culpa de un objetivo malo.
  4. Las lentes optimizadas para los sensores digitales te ofrecerán mejor calidad de imagen. Las “lentes analógicas” fueron diseñadas para la resolución lineal que ofrecía la película, es decir, el número de líneas por milímetro. Los sensores digitales actuales han superado con creces la resolución que tenía la película, por eso, colocar delante un objetivo con menor resolución que tu sensor es un una cuestión muy a tener en cuenta a la hora de intentar conseguir imágenes de mucha calidad.
  5. Las lentes fijas de calidad de última generación suelen llegar a exprimir la resolución de los sensores actuales (a partir de 20 Mpx). Los objetivos zooms aunque sean de alta gama no pueden competir en este aspecto con los fijos, normalmente se quedan en unos 16 Mpx y no van más allá. Por eso si lo que buscas es conseguir la mejor imagen sin duda tendrás que elegir ópticas fijas.
  6. Si vas a hacer fotografía de paisaje con filtros degradados lo ideal es que la boca del objetivo tenga al menos 77mm de diámetro. Si es menor no conseguirás un degradado efectivo en tus imágenes.

Para concluir, la compra de un objetivo deberíamos hacerla cuando haciendo nuestro trabajo detectemos una carencia repetida en nuestro equipo. Es decir, que hayamos ido a hacer X veces un tipo de foto y no la hayamos podido realizar por no tener el equipo necesario. Nunca la razón de la compra de un objetivo debería pasar por que haya salido uno igual que el tuyo pero más moderno, ten cuidado, la fotografía se puede convertir en algo consumista.

La elección de la distancia focal

La elección de la distancia focal a la hora de hacer una fotografía es de suma importancia ya que implica diferencias sustanciales, tanto con el carácter de la imagen como en la manera de prepararnos para realizarla. La utilización de objetivos zoom es una ventaja frente a los objetivos de focal fija, ya que nos permite reaccionar mucho más rápido ante las diferentes situaciones que se pueden dar delante de nuestra cámara. Aunque yo, personalmente prefiero los objetivos fijos porque te dan mayor calidad de imagen y con la práctica te ayudan a ser mejor fotógrafo.

La elección del objetivo es vital para conseguir la fotografía deseada.”

Nuestra manera de actuar ante una escena dependerá en gran manera del tipo de objetivo elegido para la toma, no es lo mismo usar un gran angular que un teleobjetivo, cada uno se utilizará de manera diferente, por ello me he animado a escribir unos artículos al respecto. Para empezar, hablaremos de los objetivos angulares y de las diferentes técnicas que existen para conseguir buenas imágenes con ellos.

Elección de distancia focal

Designación de la distancia focal

Durante muchos años de familiaridad con el formato 35mm, el estándar de fotografía, todos nos hemos acostumbrado a usar la distancia focal del objetivo como descripción de las cualidades generales de una imagen, con un gran angular, con un gran angular extremo, con un teleobjetivo y así sucesivamente. Por lo tanto, 35mm significa “una visión un poco más amplia que la estándar” y 2omm significa una “cobertura muy amplia con distorsión”. Estas medidas, sin embargo, son válidas sólo para formato de 35mm, con medidas de 24x36mm. Dado que la mayoría de sensores de las cámaras digitales son más pequeños, las distancias focales son más cortas. Se ha convertido en costumbre en la jerga fotográfica seguir utilizando las cifras referentes a 35mm aunque añadiendo el término equivalente o distancia focal equivalente.