Fotografía social urbana: Street Photography

Las calles de una ciudad son el escenario perfecto para realizar reportajes fotográficos. En ellas tienen lugar multitud de actividades humanas, y por eso la fotografía urbana o street photograhy, como se la conoce generalmente, resulta tan atractiva para todo aficionado a la fotografía social. Lo ideal es ir equipados con lo mínimo posible, una bolsa de mano, una cámara pequeña y un objetivo. Se trata de andar por ellas y fotografiar la vida en las terrazas, en los mercados, en los parques o en cualquier rincón que encontremos.

Fotografia urbana valencia

En este tipo de fotografía nada está preparado, nos apoyaremos en nuestro poder de observación, la anticipación y en la suerte, para descubrir imágenes interesantes en situaciones corrientes. Eso es la vida urbana y se encuentra en cualquier parte del mundo aunque las personas sean diferentes.

Lo más importante es tener siempre presente tres reglas básicas: no entrometerse, anticiparse a la acción y fotografiar rápido. Aunque estas acciones son más propias de la fotografía indiscreta, pueden ser aplicadas sin problema al retrato callejero. También podemos utilizar estas técnicas cuando vayamos a hacer una sesión de retrato planificado, pidiendo a nuestro modelo que camine, que vaya de compras, que se tome un café, o que haga cualquier otra cosa que resulte natural.

Si hacemos que nuestros modelos salgan a la calle y se mezclen con los transeúntes, conseguiremos darle un toque diferente a nuestros retratos, simulando un reportaje urbano”.

No entrometerse para no llamar la atención tiene como objetivo obtener imágenes naturales de nuestros modelos y así conseguiremos que no miren hacia la cámara, además no habrá reacciones extrañas ante la presencia de un fotógrafo. Es bastante fácil de conseguir, no trabajes con un equipo aparatoso, viste de forma discreta, no te quedes plantado en mitad de la calle y sobretodo, no dejes de moverte. Anticiparte a una buena toma es sinónimo de estar siempre alerta, ya que debido al constante paso de gente y al tráfico, el tiempo disponible para conseguir una buena imagen puede durar tan solo un segundo.

Fotografia urbana en Valencia

Debemos estar siempre preparados para reaccionar con rapidez, por eso, en este tipo de fotografía, los modos automáticos de la cámara nos ayudarán enormemente a conseguir con más facilidad la imagen buscada.

Si no quieres llamar mucho la atención en las calles es conveniente llevar todo el equipo en una bolsa discreta, cuanto más barata y corriente sea, más desapercibido pasarás.

La siguiente tabla os puede ayudar a elegir que objetivo utilizar en relación a la distancia que se encuentre el sujeto a capturar.

Tabla de distancia focal

Anuncios

La iluminación artificial en fotografía

Si hay un tema complejo en la fotografía ese es como iluminar artificialmente a un sujeto o a una escena. Cuando la luz ambiente no es suficiente para conseguir una imagen con un resultado óptimo, tenemos que recurrir a la iluminación fotográfica.

La mayoría de nuestras cámaras disponen de un flash, pero es una herramienta poco válida para conseguir resultados aceptables. Este flash es un arma perfecta para conseguir retratos poco favorecedores, así que si alguna te ves en la situación de retratar a una persona que te cae mal, no dudes en usarlo.

El flash integrado es un foco multiuso estándar y tiene grandes limitaciones a la hora de crear un contexto imaginativo y cuidadosamente dispuesto. Para conseguir resultados óptimos, tenemos a nuestra disposición en el mercado gran cantidad de elementos de iluminación y cada uno de ellos está enfocado para un uso en concreto.

Flash de zapata

Si te vas a dedicar a la fotografía profesional en estudio debes saber que la iluminación es vital y, por lo general, costosa. Siempre ha sido así pero, a medida que los fabricantes de fuentes profesionales de iluminación mejoran sus equipos, la gama de luces aumenta y permite tratar situaciones lumínicas cada vez más específicas y complejas.

En la actualidad existen tantos tipos de fuentes de iluminación profesional que si deseas cubrir todo el abanico de esquemas de luz posibles, acabarás empeñando un riñón. Por eso los fotógrafos nos limitamos a usar un tipo de iluminación, al menos al principio.

flash de paraguasSe puede aplicar tanto a la fotografía digital como a la tradicional. La iluminación artificial se creó para hacer frente a las limitaciones de captación luz de la película. La industria se centró en el desarrollo de iluminación profesional. En las décadas de los 1960 y 1970 se crearon sistemas que garantizaban la fidelidad del color y la congelación del movimiento. Actualmente esto no es tan crítico como antaño, ya que las cámaras digitales son mucho más flexibles en su respuesta al color, además de ser más sensibles a la luz.

Hoy en día cualquier cámara réflex digital sencilla puede obtener resultados óptimos en situaciones de poca iluminación y en la mayoría de los casos no necesita la precisión y la potencia de una cara iluminación de estudio. Aunque a los puristas les suene a herejía, es una gran ventaja para los fotógrafos con presupuestos limitados. Actualmente, con un poco de imaginación, una fuente de luz y una buena gestión del balance de blancos los resultados pueden ser increíbles.

flash antiguo

Lo que me interesa recalcar en este artículo es lo importante que es controlar la calidad de la iluminación. Para quien esté acostumbrado a flashes portátiles, la enorme cantidad de materiales, tiempo y esfuerzo que hay que dedicar a la iluminación puede suponer una sorpresa. En la fotografía de bodegones, retratos de estudio, interiores y otras situaciones controladas, la comodidad y la simplicidad no son prioritarias. Planear y disponer una iluminación precisa lleva su tiempo.

Cómo fotografiar grupos de personas

Casi todos hemos salido retratados en una de esas fotografías típicas de los equipos deportivos o de la clase del colegio en las que nos teníamos que acomodar en dos filas, unos de pie y otros sentados. Ésta es una de esas convenciones fotográficas que merece tener en cuenta, aunque sólo sea para romperla. La mejor lección que se puede aprender de ese estilo de fotografía en dos filas es que, siempre que dispongamos de unas sillas o bancos, tendremos por donde empezar.

“Si reunimos a más de tres personas, la situación será muy diferente y tendremos que actuar como directores de teatro y encauzar las interacciones del grupo”.

Una situación hipotética.

Imagínate que te encuentras ante esta situación: Llegas al lugar donde vas a realizar la fotografía, preparas la cámara y configuras el esquema de iluminación que vas a utilizar. Por el momento tienes todo bajo control, pero entones llegan ocho hombres de unos 50 años que se conocen entre sí, tu solo conoces de vista a uno de ellos. Están bromeando y están recordando viejas anécdotas. Ante esta situación es muy importante que tomes las riendas de la situación y para ello siempre es útil emplear una serie de pequeños trucos psicológicos.

En primer lugar, intenta tener todo el equipo preparado, esto les trasmitirá que están ante un profesional y que sabes perfectamente lo que vas a hacer, la señal más clara será colocar la cámara en el trípode enfocando hacia el sitio correcto con el ademán de estar listo para empezar. Incluso si no necesitas el trípode, siempre será una forma de dejar claro que has ido allí a trabajar y no a pasar el rato.

Después intenta identificar si hay un líder en el grupo, un capitán o cualquier otro tipo de jerarquía, luego tendrás que decirles que se sitúen rápidamente según la disposición que tenías pensada. Si tienes el control, la situación no dará mucho pie a la discusión o a la toma democrática de decisiones. Hazles saber con amabilidad lo que pretendes y también como quieres que se coloquen. En otras palabras, tendrás que combinar las habilidades de un director de orquesta con las de un guardia de tráfico.

Fotografiar grupos de personas
La composición en dos filas es un acierto seguro, si intentas algo diferente, tendrás que estar muy seguro de lo que quieres y transmitírselo con claridad a los fotografiados. Si dudas, perderás el control de la situación, y una vez perdido es muy difícil recuperarlo. Los grupos numerosos requieren que el fotógrafo trabaje con rapidez y método.

Si planificas con antelación el esquema de iluminación que vas a utilizar tendrás mucho ganado y el resultado será mejor. La iluminación tiene que ser lo más regular posible, por lo que es recomendable evitar la luz directa del sol y sus inseparables sombras. Si iluminamos el grupo de forma artificial, tendremos que comprobar que toda la zona donde se van a situar las personas esté bien iluminada. La variación en la iluminación no debe ser más de medio paso de exposición en toda la escena.

Fotografía Social: Las calles de la ciudad

Un tipo de fotografía social que me encanta es la fotografía urbana, es decir, retratar a personas en la calle mientras realizan sus ocupaciones diarias. La clave es conseguir retratos naturales y espontáneos sin la aparente intervención del fotógrafo. La gente suele pensar que para realizar este tipo de fotografía no hace falta conocer técnica alguna, pero nada más lejos de la realidad. Conseguir imágenes impactantes sin utilizar ornamentos, iluminación artificial o posados establecidos es verdaderamente complicado.

Fotografía social urbana

No cabe duda que existe una técnica para conseguir este tipo de fotografías, pero son muy distintas a las que se utilizan en las sesiones de retrato donde se planifica todo de antemano. La producción, organización y tiempo de reacción es muy diferente. Lo que se busca es que la imagen parezca natural y sencilla. Tiene que dar la sensación de que el retratado pasaba por casualidad por ese sitio y justo con esa expresión en la cara, y la cámara se ha limitado a captarlo.

Muchas veces podemos obtener una fotografía espontánea ignorando los preparativos, la iluminación y animando a nuestro modelo a que se comporte de forma natural.

De hecho, lo más normal es ocurra de esa manera. Pero también puede ser que el fotógrafo haya provocado con discreción que la escena tuviera lugar, retirándose luego a observar a una distancia prudencial para captar una imagen más o menos natural. La clave es siempre tener suficiente confianza en nuestras habilidades compositivas y enfocar rápidamente. Al principio es un poco difícil pero con práctica se puede mejorar notablemente.

Fotografia urbana valencia

Antes de disparar nuestra cámara es interesante que hagamos una rápida comprobación de la escena general y que nos fijemos especialmente en la iluminación y el fondo. Nos preguntaremos si son apropiados para la imagen que te tenemos en mente. Si la respuesta es afirmativa comprobaremos que los ajustes de la cámara en cuanto a sensibilidad, velocidad de obturación y apertura son los correctos. Finalmente dispararemos para inmortalizar la escena observada.

Para ayudarte a obtener una buena imagen es interesante que te hagas las siguientes preguntas:

  • En referencia a la iluminación, ¿es suficiente? ¿proviene de una o de varias fuentes de luz?
  • El nivel de luz existente, ¿es suficiente para permitir una velocidad de obturación razonable? ¿tendré que subir mucho el ISO?
  • El fondo de la escena, ¿quiero que esté enfocado o desenfocado?, ¿existen zonas con demasiado brillo detrás del retratado?
  • La distancia focal que voy a usar, ¿es la adecuada?, ¿necesitaré acercarme o alejarme más del sujeto?