Tipos de Archivos y Software de Revelado

Todos sabemos que con la fotografía digital se ha facilitado mucho la obtención de imágenes y con la aparición de Internet y de las redes sociales, dar a conocer nuestro trabajo es mucho más fácil que en otros tiempos. Ahora ya no tenemos películas que revelar, productos químicos que mezclar, ni necesidad de contar con un laboratorio para procesar las películas y hacer copias en papel. Esto es cierto para el usuario medio, pero si queremos obtener imágenes de alta calidad las opciones disponibles son más complejas que con la tecnología analógica.

Según el tipo de archivo digital que hayamos elegido para guardar la foto usaremos unas herramientas u otras, además de que cada tipo de fichero tendrá ciertas cualidades que los otros no tienen. Unas cámaras capturan imágenes en JPEG, otras en RAW y una minoría en TIFF, la calidad de la imagen final vendrá muy condicionada por el tipo de archivo utilizado en la toma.

Cámara digital
Cuando has tomado las fotos, normalmente el siguiente paso es descargarlas en un ordenador para mejorarlas usando algún software de edición y luego imprimirlas, guardarlas o compartirlas. Los fabricantes de software han proporcionado al fotógrafo herramientas que reducen tiempo y esfuerzo en su flujo de trabajo, el uso de unas u otras dependerá de las necesidades de cada persona.

Tipos de formatos

El formato JPEG es el más utilizado en la actualidad y su uso se ha hecho más popular porque comprime los datos captados por la cámara, permitiendo almacenar más imágenes en la tarjeta de memoria. El problema es que la compresión que se hace en este tipo de archivos elimina parte de la información registrada y esta no se puede recuperar a posteriori. El formato JPEG reorganiza la información de la imagen en cuanto a color y detalle, y comprime más el color que el detalle (el ojo es mas sensible al detalle, así la compresión resulta menos evidente). En segundo lugar, clasifica el detalle en basto y fino, y descarta primero el detalle fino, porque el ojo es más sensible al detalle basto.

Otro formato utilizado es el TIFF, se trata de un formato de imagen que comprime sin pérdida, es decir, que la información descartada se puede recuperar luego. La desventaja de estos ficheros es que ocupan mucho más espacio que los RAW y JPEG, por eso hace que podamos almacenar menos cantidad de imágenes en nuestras memorias.

Tarjetas SD
Archivos RAW, como dice su nombre se refiere a los datos en “crudo” que registra la cámara. La mayor ventaje de disparar en RAW es que todos los ajustes que has hecho en la cámara referentes a tonos, contraste y balance de blancos a la hora de disparar, se pueden corregir más tarde con un programa de post-procesado. Este tipo de ficheros suelen tener una profundidad de 12 o 14 bits y esto es una gran ayuda para extraer detalle en las sombras y luces.

Los TIFF tienen 8 bits por canal (RGB), pero ocupan el doble que un archivo RAW de 12 bits. Con los archivos JPEG solucionamos el problema del tamaño del archivo empleando algoritmos de compresión a expensas de la calidad. Dicho esto, sin duda el formato RAW ofrece la mejor opción, pues retiene todos los datos registrados por la cámara y ocupa menos que el TIFF, al tiempo que proporciona la posibilidad de ajustar la imagen de múltiples formas.

Uno de los “contras” que tienen los archivos RAW es que no están estandarizados, esto significa que cada fabricante de cámara e incluso de modelo de cámara genera unos archivos RAW en un formato único. Cualquier programa de post-procesado que elija debe ser compatible con la marca y el modelo de su cámara.

Tipos de software para edición

Como hemos visto la mejor opción son los archivos RAW, ahora nos toca elegir un programa de revelado para convertir dicho fichero en un JPEG o TIFF. Haciendo un símil con la fotografía analógica digamos que el fichero RAW en como el rollo de película y los archivos JPEG y TIFF son el resultado final del revelado.

Para el revelado necesitaremos un software específico. Normalmente los fabricantes de cámaras tienen programas para hacer este trabajo y que además consiguen sacar la máxima calidad del fichero RAW ya que han sido ellos mismos los que han codificado el fichero. Como ejemplo de este tipo de software quiero mencionar a Capture NX de Nikon para cámaras de la misma marca que consigue sin duda unas imágenes espectaculares de sus ficheros RAW.

También existen programas genéricos que nos ofrecen grandes posibilidades de revelado y sin duda el software estrella es el Adobe PhotoShop. Esta herramienta junta potencia y versatilidad lo que hace que sea el software de revelado más utilizado en la actualidad. Con su módulo Camera Raw unido a plugins específicos para cada marca y modelo de cámara, podemos conseguir resultados profesionales.

Software de edición fotográfica
La fotografía digital nos llevado a tener que almacenar y gestionar grandes cantidades de imágenes. La necesidad de un software que las catalogue, las etiquete y las revele de forma rápida y con calidad ha hecho a la industria del software crear herramientas a tal efecto. Para hacer este trabajo existe el Adobe Lightroom,, un programa que hace todo lo que un fotógrafo necesita de forma rápida y con calidad.
La elección del software de revelado dependerá en gran medida del flujo de trabajo del fotógrafo, ten en cuenta que un profesional que realice fotografía de autor no tendrá las mismas necesidades que un fotógrafo social o de bodas.
En mi caso como fotógrafo social utilizo Lightroom que me da todo lo que necesito para realizar mi trabajo. Me permite catalogar, etiquetar, calificar y revelar grandes cantidades de imágenes de forma rápida y sencilla.