La crisis del sector fotográfico

Los fabricantes de equipos fotográficos están experimentando grandes caídas en sus ventas. Con el paso del tiempo esta caída se ha ido incrementando progresivamente y se puede apreciar en ferias fotográficas como Photokina (la última que queda), que edición tras edición ha ido menguando en tamaño y perdiendo importancia. Cada vez más pabellones cerrados, bares y restaurantes que antaño rozaban el lleno absoluto, ahora muestran sus mesas vacías. Las ferias de fotografía al final se están convirtiendo en parte de otras más grandes dedicadas a la tecnología en general.

Marcas fotográficas

Las grandes marcas son muy reticentes a cambiar su modelo de negocio y esto se debe a que la fotografía es una porción muy pequeña dentro de su negocio global.

Canon es un gigante que no sólo se dedica a la fotografía, su punto fuerte es el cine, el video y su área de medicina.

Para Fujifilm y Olympus la fotografía es sólo una cuarta parte de su negocio, ya que estas empresas están enfocadas principalmente en el área de investigación medica.

La gente de Sony hace de todo y la división de fotografía es una parte minúscula dentro de su gran negocio tecnológico.

Fujifilm

Una prueba de esto es Fujifilm, todos creemos que el punto fuerte en el negocio fotográfico de esta marca es el desarrollo de los equipos de la serie X, nada más lejos de la realidad, la división más rentable de Fujifilm es la que se dedica a sus cámaras instantáneas. Algo que parecía muerto y que nadie sabe porqué, ha pegado un boom en el mundo de la fabricación fotográfica, tal es la magnitud de esta moda que hasta Leica ha sacado una cámara instantánea con formato cuadrado y que además utiliza papel Fujifilm. Estas cámaras son tendencia y dan mucho dinero porque además de la compra del producto existe el gasto en el “consumible”, un concepto que en la era digital había desaparecido.

Las cámaras de Lomography son el ejemplo de un negocio absurdamente perfecto en fotografía. Los fotógrafos discutiendo de ruido en las imágenes, ISOs y enfoques lentos, mientras esta empresa vende miles de cámaras a 200 euros, construidas en plástico y que hacen fotos de bajísima calidad y con efectos extraños. Y lo mejor es que sus usuarios están supercontentos y son una tendencia de moda.

Camara lomo

Los inversores sólo entienden de números y si estos son de color rojo no aguantarán mucho en poner el grito en el cielo. Si tienen que sacrificar el desarrollo de cámaras réflex o cámaras sin espejo Series X para dedicarse a fabricar papel y cámaras instantáneas, no dudarán en hacerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s