Contando historias con imágenes

Al ser humano le encantan las historias y esto ha sido utilizado durante décadas por los expertos en publicidad para intentar vendernos algo. Las buenas historias transmiten sentimientos y es esto lo que engancha al posible consumidor. Si eres fotógrafo social puedes aprovecharte de esto ya que, en este nicho de mercado y más aún en la fotografía de bodas lo que se hace realmente es contar historias, pero con imágenes.

Todos nos acordamos de un anuncio donde una persona conduciendo un coche saca la mano por la ventana mientras disfruta del momento que está viviendo. El eslogan del anuncio es, “¿Te gusta conducir?. Con esta frase a todos nos viene a la cabeza la marca del coche. Lo que te están vendiendo es la experiencia de conducir esa marca y no un coche en concreto. Este es tu objetivo, que la gente te contrate por lo que sienten cuando te compran y no por el producto que les vendes.

Si piensas que estas vendiendo fotos, estas muy equivocado, lo que estas haciendo en realidad es vender experiencias y emociones relacionadas con ellas. Si consigues contar buenas historias con tus fotos, crearás vínculos emocionales con el consumidor y de este modo te buscarán para que cuentes las suyas.

Contar historias con imágenes

No hay historias malas, sino malos contadores de historias. El fotógrafo ante lo que está viendo, elige el encuadre, la luz y el enfoque, es decir, se encarga de enmarcar la realidad a su gusto. Con esta acción, el fotógrafo está dotando de narrativa a sus imágenes ya que quiere contar una historia a partir de un encuadre, incluyendo una acción y unos elementos que ayudan al espectador a ver lo que estaba ocurriendo en ese momento.

Pero, ¿Cómo lo hago?

Da igual el tipo de fotografía social que tengamos que hacer, ya sea una boda, preboda o sesión de retrato, es muy importante que los elementos, el lugar donde vamos a realizar las fotos y los sujetos a fotografiar sean utilizados de manera consciente por nosotros para darle sentido a nuestro reportaje.

Por eso es tan importante nuestra mirada, la cual debe ir más allá de los novios o de los invitados, e intentar incluir todos los detalles que los rodean para construir una imagen con una narrativa visual potente, o lo que es lo mismo, que las fotografías hablen.

Contando historias

En las bodas actuales hay multitud de objetos que podemos utilizar para conseguir unas imágenes más llamativas y que cuenten mejor como fue ese gran día, ya sea el coche nupcial estilo vintage, bicicletas antiguas, cartelitos de madera, textos escritos, la decoración de las mesas, las invitaciones, la iluminación con farolillos, y así un sinfín de elementos que nos ayuden a ambientar todas nuestras imágenes.

No hay que limitarse a perseguir a los novios durante la boda, sino que, tendremos en cuenta todos los detalles que los rodean y de esta forma, a la hora de maquetar el álbum o publicar un post en tu blog, te serán de gran ayuda para contar la historia de ese día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s