Los objetivos y su efecto en los retratos

A la hora de realizar un retrato fotográfico debes saber que todos los objetivos provocan una distorsión en el rostro y en el cuerpo humano. Si consigues utilizar esta peculiar característica de las ópticas a tu favor, conseguirás que el retratado salga más favorecido o si lo deseas podrás usarla para dar más fuerza a la imagen. Saber que óptica usar en cada momento para conseguir el efecto deseado es una de las claves para convertirse en un gran fotógrafo social.

Existen dos maneras de elegir el objetivo que utilizarás en la sesión. La primera es la menos deseada y está limitada por el entorno. En ocasiones, el lugar donde vas a realizar las fotografías te obligará a hacerlas desde cierta distancia. La segunda opción es cuando tu elección se basa en el resultado final que estas buscando. Una vez elegida la óptica adecuada, muévete por la escena hasta encontrar la mejor composición.

lentes para retrato

Las dos opciones son válidas, pero la segunda suele ser la mejor manera de retratar a un sujeto y deberás elegirla siempre que te resulte posible. Recuerda que si te sitúas demasiado cerca del retratado puede sentirse incómodo, y por ello deberás elegir un espacio mínimo para evitar esta situación. Lo habitual es no empezar la sesión situándote a menos de dos metros de tu sujeto y ésta es una de las razones por las que los objetivos de 85 y 100mm son considerados los más adecuados para los retratos. Otra razón muy importante es que al comprimirse la perspectiva, las proporciones faciales no se distorsionan. Si utilizas un objetivo gran angular tendrás que acercarte para que la persona llene el encuadre, y esto hará que su nariz y frente parezcan más grandes.

Para conseguir retratos más favorecedores deberás utilizar teleobjetivos a la hora de realizar las fotografías, mientras que si usas ópticas angulares conseguirás añadir elementos dinámicos a la composición de la escena y conseguir efectos curiosos. Esos efectos se pueden potenciar aún más si disparas desde una posición un poco más elevada que la del sujeto o si éste no mira hacia la cámara.

Cuando hayas conseguido sacar las imágenes que tenías planeadas en la sesión, toma algunas fotos con otros objetivos. Puede ser que consigas una fotografía mejor con el objetivo “equivocado”, aunque lo más seguro es que solamente te sirva para aprender cosas nuevas y ponerlas en práctica más adelante, lo cual es motivo suficiente para hacerlo.

lentes fotográficas

Un pequeño ejercicio práctico.

Para experimentar el efecto que conseguirás con la utilización de un objetivo u otro es interesante que realices este pequeño ejercicio práctico.

Sólo necesitarás un objetivo zoom o varios fijos con diferentes distancias focales. Si lo vas a realizar con ópticas fijas necesitarás un angular de 35mm, uno normal de 50mm y un teleobjetivo de 85mm. También te hará falta un voluntario y 10 minutos de tiempo libre.

Empieza con la distancia focal estándar de 50mm. Posiciona a tu modelo y acércate a él hasta que su cara de frente ocupe todo el encuadre. Ahora dispara y pídele a tu modelo que gire la cabeza hasta que tengas un encuadre de perfil de su rostro y hazle otra foto. Haz una señal en el suelo y cambia el objetivo.

Coloca el objetivo de 85mm en la cámara y repite el procedimiento anterior. Para terminar, monta el 35mm y repite la operación.

Cuando termines, te darás cuenta de las 3 distancias resultantes entre tú y el sujeto, dependiendo de la distancia focal que has utilizado. Cuando llegues a casa, visualiza las imágenes resultantes en el ejercicio y evalúa la gran diferencia que existe entre usar un 35mm o un 85mm para realizar un retrato.

El objetivo de este ejercicio es familiarizarte con el efecto resultante en un retrato según la óptica utilizada y que con ello puedas decidir el aspecto que quieres dar a tus imágenes.

¿Te ha gustado el ejercicio?
¿Qué distancia focal sueles utilizar en tus retratos?

Espero que te haya gustado el contenido de esta entrada, si es así, te agradecería que lo compartas en tus redes sociales.

Anuncios

El retrato de cuerpo entero

El retrato de cuerpo entero es una manera distinta y menos clásica de fotografiar a un sujeto, huyendo de los encuadres cerrados. Con este tipo de composiciones perdemos el detalle de la expresión, pero nos da libertad para experimentar con la postura y el lenguaje corporal.

Si eres un fotógrafo principiante enseguida te vas a dar cuenta de la dificultad que conlleva hacer un retrato de cuerpo entero. Sobre el papel llenar todo el encuadre parece algo sencillo, pero en la realidad esto no es así. Con la expresión “de cuerpo entero” no quiero decir que el modelo esté de pie. Esta expresión la puedes aplicar también cuando el sujeto está tumbado, sentado o arrodillado. En este tipo de encuadre tendrás que controlar los rasgos faciales, la inclinación de la cabeza y el contacto visual para conseguir una imagen que transmita. La postura de los brazos y piernas del modelo, el ángulo que forman los hombros y su posición tienen tanta importancia como la expresión facial en un retrato del rostro.

Retrato de cuerpo entero

Desde pequeños somos capaces de leer la expresión facial de las personas y además poseemos algunos conocimientos de lenguaje corporal, por ello, los fotógrafos sociales debemos aprovecharnos de estas capacidades. Las piernas pueden estar extendidas o flexionadas, las manos colocadas en los bolsillos o a en la espalda, los brazos dejados caer o cruzados. Siempre la posición de las extremidades de nuestro modelo tiene un significado.

Si el sujeto está de pie, puedes probar que cargue el peso de su cuerpo sobre una pierna, la otra o las dos. También pedirle que se apoye en algo, como en una pared, el dintel de la puerta o en un poste, y que lo haga con los hombros, la espalda o las manos. La lista de las poses posibles y de todas las variaciones que pueden hacerse a partir de ellas es prácticamente infinita.

Retrato chica cuerpo entero

Si quieres buscar inspiración puedes ojear revistas y libros para ver que poses te gustan más. Algunas son más adecuadas para hombres que para mujeres, para personas jóvenes que para personas mayores, y por eso conviene tomas notas e incluso ir haciendo un cuaderno de recortes para tener referencias a la hora de preparar un retrato.

El otro gran reto que suponen los retratos de cuerpo entero es la relación entre el modelo y el fondo. Cuando la composición se hace desde cerca, es bastante fácil convertir el fondo en algo secundario, pero eso resulta más difícil cuando tenemos la figura entera de la persona. Los objetos en primer plano también pueden desempeñar un papel, así que es conveniente fijarse en el efecto que tendrá cualquier cosa que ese encuentre entre la cámara el modelo.

Retrato fotografico chica

En todos los tipos de fotografía de retrato necesitaremos tiempo para encontrar nuestro propio estilo. Como en éste concreto existen menos convenciones, siempre nos sentiremos menos seguros a la hora de empezar a experimentar, pero la mayoría de los fotógrafos aprenden en seguida a disfrutar de la libertad que brinda el retrato de cuerpo entero.

La película fotográfica

Ya sea en fotografía “analógica” o digital, una característica importante para ser un gran fotógrafo es conocer de qué forma se registra la imagen en la cámara, para luego hacer una copia en papel. Por esto, el fotógrafo necesita saber por qué a veces sus imágenes adquieren imprecisiones como dominantes de color, marcas de polvo y rayas o presentar fallos de revelado. Así que, es de vital importancia saber como funcionan y fabrican los “captadores de luz”, ya sea la película a color o el sensor digital.

A diferencia de la película en blanco y negro, en la película de color existen dos tipos: positivo, para diapositivas, y negativo, para hacer copias en papel. La película para diapositivas (positiva) era menos utilizada que la negativa, pero era la preferida por la mayoría de los fotógrafos por dos razones:

  1. La calidad de la imagen era superior y proporcionaban unos colores profundos y saturados.
  2. No era necesario el pasar esa imagen a papel, con el consiguiente ahorro para el fotógrafo.

Película negativa
Pero las películas para diapositivas tenían también algunos inconvenientes como su poca latitud de exposición (Rango Dinámico) y alto contraste en las imágenes, así que hacia falta ser un fotógrafo bastante experto en medir la luz para conseguir la imagen que buscabas, ya que la película no perdona los errores.

La película negativa es la que actualmente aún existe y convive con la fotografía digital de forma casi residual. Este tipo de película necesitaba un proceso de revelado y ampliado para luego poder tener copias en papel. La popularidad de este tipo de película se basaba en que era mucho más tolerante a los fallos de exposición y a la larga era un beneficio para el fotógrafo menos experto.

La película de color es una lámina fina de plástico revestida de varias capas de una emulsión sensible a la luz. Cada una de estas capas tienen sales de plata suspendidas y cada una registra un color diferente. Por norma general, la capa sensible al color azul está en la parte superior, la capa sensible al verde, en el medio, y la capa sensible al rojo en la parte inferior. Aunque había excepciones como la película Fuji de cuatro colores que usaba capas sensibles al rojo, verde, azul y cian.

Película fotográfica
Durante el revelado, los productos químicos incrustados en las diferentes capas de la emulsión reaccionan con el agente revelador para formar colorantes. Los haluros de plata se blanquean para revelar un color específico y así formar una imagen negativa en cada una de las capas. Cuando se ven en conjunto estas tres imágenes (cuatro en el caso de la película Fuji) y se combinan, el resultado es una imagen a todo color, pero en negativo.

Tipos de películas y Fabricantes.

Los grandes fotógrafos conocen a la perfección sus rollos de película y saben cuanta luz hay que darle en la exposición en el momento de la toma y si necesitará el uso de algún filtro para corregir los colores obtenidos.

Hay dos marcas que siempre han sido pioneras en la fabricación de películas fotográficas:

Fujifilm. Una compañía que siempre ha sido pionera en la revolución digital y que además siempre ha defendido la producción y el desarrollo de las emulsiones tradicionales.

Los rollos más famosos en su catálogo de películas profesionales eran, el Fujicolor Superia Reala para negativo y Fujichrome Velvia, Astia y Provia para diapositiva. Velvia es una leyenda dentro de las películas fotográficas ya que proporcionaba diapositivas con colores muy saturados y grano muy fino. Mas tarde, Fuji lanzó al mercado Astia, una emulsión complementaria que era muy apropiada para realizar retratos.

Aparte de Velvia, de tonos cálidos, Fuji se caracterizaba por dar un resultado más frío y azulado en las imágenes que las conseguidas con películas Kodak.
Como ya se sabe, Fujifilm dejó de fabricar películas en la era digital.

Película analógica
Kodak. Este fabricante tenía una amplia variedad de películas, en general, las fotos conseguidas con esta marca eran más cálidas que las de Fuji. El modelo más popular de negativo era la Kodacolor y si querías algo más profesional tenías que optar por la gama Portra. Esta última dividida en dos tipos, la gama NC (color natural) y VC (color saturado).

Para hacer diapositivas, Kodak fabricaba la gama EliteChrome.

Kodak dejó de fabricar película en blanco y negro en 2005 y el 22 de Junio de 2009 acabó con su fabricación de Kodachrome después de estar 74 años suministrando estos productos.

En la actualidad hay presets para Lightroom y Photoshop que nos ayudan a imitar el acabado que se obtenía usando estas películas fotográficas. Un paquete de presets muy conocido para tal efecto es el VSCO, una herramienta de gran calidad.

¿Cómo elegir la cámara ideal?

Ha llegado la hora de comprarte una cámara de fotos y un mar de dudas te asaltan. Quieres que sea perfecta, la más bonita y que haga de todo, pero debes saber que la cámara perfecta no existe y que cada usuario tiene unas necesidades. La cámara ideal para ti es la que te ofrece lo que necesitas.

Antes de empezar voy a numerar el tipo de cámaras disponibles en el mercado, o por lo menos las más utilizadas por los fotógrafos.

Cámaras compactas.

Están pensadas para su uso ocasional en viajes y eventos sociales. Son las más sencillas y baratas. No tienen complicaciones técnicas y todo se realiza de forma automática, así que no tienes que pensar en la apertura del diafragma ni en la velocidad de obturación. Tienen muy mala respuesta ante la falta de luz. Su uso ha caído en picado ya que con cualquier smartphone de gama media puedes obtener los mismos resultados que con este tipo de cámaras. Son un tipo de cámaras en vías de extinción.

Camara de fotos compacta

Cámara compactas avanzadas y Bridge.

Un escalón por arriba se encuentran este tipo de cámaras Están pensadas para un tipo de usuario más exigente, pero que no quiere complicaciones. Fusionan la comodidad de las pequeñas compactas con algunas prestaciones de las réflex. Sus ópticas no son intercambiables y carecen de visor óptico o digital. Como norma general sus objetivos disponen de mucho zoom, lo que las convierte en cámaras todoterreno. En ocasiones disponen de zapata de flash y tienen controles para poder disparar de forma manual. Ofrecen grabación de video de bastante calidad, lo cual es muy interesante para grabar vlogs.

Camara de fotos bridge

Cámaras sin espejo.

También llamadas “Mirrorless”, y son sin duda, una parte del futuro de la fotografía. Cada vez más fotógrafos se están pasando a estos sistemas, ya que su reducido tamaño y gran calidad de imagen las hacen ideales para llevar siempre encima. No tienen visor óptico por lo que no es necesario el espejo, además tenemos menos elementos entre el sensor y el objetivo.

Camara mirrorless

Suelen montar un sensor de gran tamaño APS-C o Full Frame. Su enfoque normalmente se realiza por detección de contraste por lo que es más lento e impreciso que en las réflex. Al no tener visor óptico tenemos que visualizar la escena mediante la pantalla LCD o el visor electrónico y esto hace que se funda la batería rápidamente. Su uso por el momento y bajo mi punto de vista está destinado a fotografía que no requiera un uso intensivo de enfoque y batería.

Cámaras Réflex.

Se llaman así por que tienen un espejo interior que refleja la imagen de la escena hacia el visor óptico. La imagen que podemos observar por el visor es la misma que vamos a fotografiar, para que podamos ver dicha imagen correctamente orientada, lleva un pentaprisma que invierte la imagen reflejada por el espejo.

Camara de fotos reflex

Su sistema de enfoque por detección de fase es el mejor como norma general. El usuario tiene la posibilidad de ajustar automáticamente todos los parámetros de disparo y además tienen modo de disparo automático y semiautomático que siempre son de gran utilidad. El punto fuerte sin duda es la gran variedad de objetivos que existen para hacer diferentes tipos de fotografías, esta es la principal razón por la que los aficionados y profesionales de la fotografía eligen este tipo de cámaras. Sus puntos fuertes son, la calidad de imagen, la duración de la batería y el sistema de enfoque.

¿Cómo elegir una cámara que se adapte a mi?

Estos cuatro tipos de cámaras son las más extendidas en el mundo de la fotografía, ya sé que existen más tipos como las de formato medio, instantáneas o las lomográficas, pero me he centrado en estas por ser más generalistas y populares. Ahora te toca hacerte las siguientes preguntas, sin duda te ayudarán a la hora de elegir una.

¿Qué perfil de usuario tengo?

¿Qué tipos de fotografías voy a hacer?

¿Qué necesitas para hacer esas fotografías?

¿Es importante que grabe video de calidad?

¿Tiene importancia el tamaño y el peso?

También te puede ser útil en la decisión final, saber qué funciones de las que te ofrece la cámara no vas a utilizar, quizás exista otro modelo que no tenga dicha función y sea más económica.

Mi consejo es que no te gastes un pastizal en el primer equipo que te compres, ya que al principio todos tenemos muchas expectativas con la fotografía y al final solamente unos pocos estamos dispuestos a realizar sacrificios para poder practicar este noble arte. Quizás te quieras comprar una réflex con superobjetivos para hacer las asombrosas fotos que ves en Internet, pero a lo mejor no te has planteado el peso de ese equipo y el esfuerzo que supone llevarlo colgado del cuello todo el día o la complejidad de manejo que tiene. Hay mucha gente que cae en este error y que después de gastarse mucho dinero en la adquisición de un fantástico equipo fotográfico acaba por dejarlo en casa o malvendiéndolo porque es muy incómodo y termina haciendo las fotos con el teléfono.  Por eso mi consejo es que es mejor empezar en pequeño y si este mundo te engancha poco a poco evolucionarás y tú equipo también.

Si tienes claro lo que quieres, tienes mucho ganado. La decisión final siempre es un compromiso, ya que no existe la cámara perfecta para todos los usos y situaciones. Es muy importante que te sientas a gusto con ella y que cuando la cojas te haga disfrutar de la experiencia de hacer fotografías. La cámara que elijas tiene que invitarte a salir a la calle a fotografiar.

Para terminar esta pequeña guía quiero decirte que elijas la cámara que elijas, lo que debes saber es que la cámara no hace al fotógrafo. Sólo es una herramienta que te ayuda a conseguir el resultado que tienes en tu cabeza.