Mejora tus retratos encuadrando el torso

Cuando vayas a realizar un retrato puedes utilizar un encuadre denominado torso, que es una composición donde se combina la expresión facial y la postura del cuerpo. Con el paso de los años este tipo de imágenes se ha convertido en una de los recursos más usados para retratar personas y se puede ver en todas partes, desde revistas hasta en la televisión. Al ser una composición tan popular ha sido mucho lo que se ha escrito sobre ella, sobre todo, qué poses y expresiones son las más adecuadas a la hora de conseguir un resultado óptimo. Cada detalle tiene su significado y un matiz distinto; a continuación enumero algunas cuestiones que siempre conviene tener en cuenta.

Retrato del torso

Los hombros y su ángulo de posicionamiento respecto a la cámara es de suma importancia. Si la persona posa de de frente, la imagen tendrá un aspecto demasiado estático y formal, y sin duda te recordará a las típicas fotos del carnet de identidad. Por el contrario, si los hombros se muestran muy ladeados en relación a la cámara, la fotografía resultante dará sensación de desequilibrio.

– El grado de inclinación de la cabeza puede cambiar totalmente el mensaje de un retrato. Si en tu imagen el modelo aparece con la cabeza erguida y mirando fijamente a la cámara, transmitirá honestidad y seguridad. En cambio, si está un poco ladeada, dará la impresión de ser una persona tímida y si aparece con la cabeza echada un poco hacia atrás, dará una sensación burlona.

– Cuando no sepas a que altura colocar la cámara respecto al sujeto, lo más normal es que lo hagas un poco por encima de la línea de sus ojos.

La posición de los ojos de nuestro modelo también influye mucho en la imagen. Haz la prueba y compara la diferencia de unos ojos mirando al frente y unos que lo hacen por el rabillo.

– En este tipo de encuadres, la ropa y el pelo del retratado llaman mucho la atención y tienen un papel muy importante. Cambiar el pelo siempre es complejo, pero puedes intentar hacer cambios en la ropa para mejorar los resultados.

– Tienes que aislar al modelo del fondo. Los fondos tienen que pasar desapercibidos, a no ser que desempeñen alguna función en la imagen.

– Como siempre, la incidencia de la luz es de suma importancia y hay que tenerla muy en cuenta. Si tienes dudas, puedes empezar colocando todo de manera que la luz principal caiga sobre el pecho del sujeto.

Retrato del torso

Esta lista es un resumen de los aspectos más básicos, y es un buen comienzo incluso si quieres ser innovador e intentar hacer las cosas de forma diferente. Las normas de la fotografía se dividen en dos grupos, y el retrato clásico se rige por los dos: las normas técnicas, que puedes romper por tu cuenta y riesgo, y las creativas, que modificarás conforme tu fotografía evolucione.

Una vez que domines el estilo más convencional, puedes intentar algunas variaciones sobre el mismo tema:

• Incluir las manos en la composición de un retrato siempre es una buena opción, por ejemplo, podemos sugerir al sujeto que apoye la barbilla sobre ellas o que se acaricie el pelo.

• Por lo general en estas composiciones el modelo ocupa todo el encuadre de forma vertical, así que puedes experimentar con el formato horizontal o cuadrado, y con una composición más amplia que otorgue mayor importancia al fondo.

• Introduce uno o dos accesorios relevantes, que tengan que ver con la vida del retratado, por ejemplo, un libro si el personaje es un escritor o un objeto relacionado con el deporte si la persona es deportista. Puede ser cualquier cosa, siempre que aporte información sobre el retratado.

Retrato del torso

• Utiliza diferentes objetivos para conseguir distintos efectos en el retrato. Ten en cuenta que los teleobjetivos más largos comprimen la perspectiva y los angulares abren el ángulo de visión, lo que tal vez le parezca más llamativo.

• Haz fotografías desde un ángulo superior o inferior, así conseguirás imágenes frescas y con un toque diferente.

Anuncios

7 Consejos para hacer fotos en fiestas y celebraciones

Las celebraciones son acontecimientos donde en ocasiones se busca tener una documentación gráfica para recordar ese día. Si eres el encargado de realizar dicho cometido, en primer lugar deberás tener claro lo que quieres conseguir y así será más fácil obtener un buen puñado de imágenes. Ten en cuenta que cada fiesta y cada reunión tienen su propio espíritu, así que como fotógrafo social tienes que ser flexible a la hora de trabajar con la cámara. Prever lo inesperado parece un poco complicado, pero es la mejor manera de llevar a cabo este tipo de trabajos fotográficos.

Fotografia de fiestas

Para empezar, debes conocer el lugar del acontecimiento para hacerte una idea de cómo vas a tratar la luz. Si la iluminación disponible es lo bastante uniforme y brillante (en caso de ser en interior), considerar la posibilidad de aumentar la sensibilidad y tomar las fotografías sin flash no será nada descabellado. Otra alternativa pasaría por utilizar un flash de relleno con telón sincronizado.

Podemos tratar una fiesta o reunión desde dos puntos de vista diferentes:

  1. Como meros observadores: Hay que mantenerse al margen y simplemente disparar sin que se note nuestra presencia. Intentaremos captar las escenas más importantes sin intervenir en su proceso.
  2. Dirigiendo a las personas: Pediremos la cooperación del resto de asistentes, organizando diferentes situaciones para obtener la imagen buscada.

Fiesta en el jardín

El tipo de celebración es determinante para elegir una opción u otra. Por ejemplo, en las reuniones muy formales se precisa un protocolo especial, en cambio, las fiestas infantiles siempre son mucho menos formales y nos dejan más espacio para combinar retratos posados y espontáneos. Un tema muy importante es que la autoridad del fotógrafo siempre tiene que estar avalada por el anfitrión de la fiesta.

Tanto si eres el fotógrafo “oficial” o simplemente un invitado más con cámara, las fiestas ofrecen excelentes oportunidades de fotografiar a la gente

7 trucos para fotografiar en fiestas.

  • Si te encuentras en una reunión muy numerosa y quieres sacar imágenes naturales, utiliza un teleobjetivo y haz las fotos desde una posición un poco elevada para poder captar imágenes individuales.
  • Si decides instalar iluminación artificial, asegúrate de que nadie tropiece con los cables, Puedes esconder los cables bajo las alfombras o sujetarlos con cinta adhesiva para que no se muevan.
  • Si haces fotografías mientras caminas entre la gente, lleva tu equipo de tal manera que no estorbe a los demás y que te resulte manejable y cómodo. No hay nada peor que ir chocando con tu cámara por todas partes.

Fotografiando fiestas

  • En las celebraciones, normalmente las personas se encuentran comiendo y bebiendo, así que intenta no tomar fotografías cuando estén con la boca abierta o con la copa en los labios, a menos que las conozca bien y sepa que no les va a importar.
  • Si la fiesta tiene un invitado de honor, asegúrate de que salga en más de una fotografía y hazle alguna con el anfitrión.
  • Si no conoce a todos los asistentes, pide a los organizadores de la fiesta que te digan quiénes son las personas importantes que deben aparecer en las fotos.
  • Si te encuentras en una fiesta como invitado además de fotógrafo, ¡no olvides divertirte!

Cómo hacer buenos retratos del rostro

El retrato del rostro en primer plano siempre es un reto para el fotógrafo social. Este tipo de retrato es el más íntimo ya que nos muestra infinidad de detalles del sujeto fotografiado. Hacer un encuadre tan ajustado como para que sólo se vea el rostro del modelo puede parecer fácil. No tienes que preocuparte del fondo, ni tener en cuenta el lenguaje corporal, y la ropa no es un factor clave en la imagen. Pero tienes que tener en cuanta que un encuadre tan cerrado no deja mucho margen de error. La composición, el enfoque, la iluminación y la expresión facial deberá ser casi perfecta. De hecho, la expresión facial es la que domina este tipo de imágenes.

“Con un encuadre cerrado del rostro obtendremos una imagen muy personal, pero para conseguir un buen resultado necesitamos mucha precisión en el enfoque, la iluminación y la profundidad de campo”

Para hacer una buena composición de un retrato del rostro tenemos muchas maneras de hacerlo. La más clásica y utilizada es incluir toda la cabeza en un encuadre vertical, aunque es la opción menos interesante. Yo soy partidario de utilizar el formato horizontal y cortar la foto un poco por encima de la frente, ya que el resultado es mucho más original y la atención del observador se centra en los ojos del modelo. La posición de los ojos en el encuadre, la dirección de la mirada y la luz que los ilumina son elementos claves cuenta para conseguir una buena fotografía.

Retrato de rostro infantil

A la hora de elegir un objetivo adecuado para este tipo de encuadres no debes comerte mucho la cabeza porque siempre trabajarás con una profundidad de campo pequeña. Si utilizas un objetivo de 135mm la profundidad de campo no llegará a los 2,5cm con una apertura de f/4, incluso si puedes trabajar con una apertura de f/11, seguirás sin obtener más de 8 cm de profundidad de campo, lo que significa que el enfoque lo deberás centrar en los ojos y que las orejas siempre estarán desenfocadas.

Siempre puedes usar cámaras digitales con sensores pequeños y así conseguir mayor profundidad de campo, pero siempre seguirá siendo de vital importancia enfocar uno o los dos ojos del retratado. En ocasiones tendrás una profundidad de campo tan pequeña que te verás obligado a enfocar un solo ojo. Existen dos tendencias a la hora de enfocar los ojos, la primera elige en su enfoque el ojo que está más de cerca del fotógrafo y la segunda se basa en enfocar el ojo mejor iluminado.

Retrato de rostro de niña

El resultado final del retrato vendrá determinado en gran medida por la iluminación. Ten en cuenta que cuanto más de cerca tomes la fotografía, mayor importancia tendrá la suavidad de la luz (incluidos los reflejos en los ojos).

Consejo

Los ojos son el elemento clave de los retratos, así que siempre tienen que estar bien definidos. Aunque uses una profundidad de campo muy pequeña, enfócalos y procura que no queden borrosos. Puede ser que un parpadeo del modelo o algún movimiento inesperado de la cámara haga que el enfoque no sea perfecto. Así que una vez tomada la foto, utiliza el zoom del menú para visualizar la imagen en el LCD de la cámara y asegurarte de que el enfoque está perfecto.

10 Consejos para hacer retratos en casa

En la fotografía social, a veces nos podemos encontrar en la situación de tener un cliente que quiere ser retratado en su propia casa. En este tipo de sesiones las personas se sienten más relajadas y seguras de sí mismas, ya que la situación es más cómoda para ellos. Pero nosotros como fotógrafos, ¿cómo debemos actuar?.

Desde el momento que llegamos a una casa tenemos que asumir dos obligaciones que pueden parecer contradictorias: tomar fotografías y actuar como invitados atentos. Teniendo en cuenta una de las mejores tácticas consiste en interesarse por el hogar de la persona a fotografiar. Nadie se resiste a los halagos y así el sujeto se relajará y la conversación será fluida. Podrá hablar de un cuadro o del color de la alfombra, eso no tiene mucha importancia siempre que con la conversación logre que su papel de fotógrafo social quede en segundo plano respecto al invitado mientras ambos se preparan.

Fotografias en casa

Lo ideal es poder elegir entre varias habitaciones para hacer las fotografías, aunque la mayoría de las personas tiene tendencia a tener preferencia por una en concreto. El lugar elegido debe aportar algo al ambiente de la imagen, pero no ser el protagonista de la imagen. Como fotógrafo siempre puedes tener una razón técnica para no hacer las fotos en determinada habitación, así que no te cortes en comunicarle a tu cliente las razones por las que no puedes hacer la sesión en su despacho favorito. En ocasiones lo ideal es tomar fotos en varias estancias para ver cual tiene las mejores características para ambientar el retrato.

Sin duda la iluminación de la estancia es un factor determinante. Son pocas las casas en las que hay la suficiente luz ambiental para hacer tu trabajo, al menos que aproveches la luz de las ventanas, siempre tendrás que ir preparado para iluminar la escena de forma artificial.

10 consejos a la hora de hacer retratos en una casa

  1. Asegúrate de que la estancia complemente al retratado. El objetivo de un buen retrato es mostrar a la persona en su entorno natural.
  2. Comprueba que haya espacio suficiente para realizar el encuadre. A veces en habitaciones muy pequeñas te puedes ver obligado a usar ópticas muy angulares que no favorecen nada al retratado.
  3. Pide al cliente si la habitación está a su gusto, como quiere mostrarla.
  4. Evita que el sujeto se siente en su sillón favorito, ya que sin duda adoptará una mala postura y su ropa saldrá muy arrugada.
  5. Antes de disparar asegúrate de que no haya adornos, lámparas o plantas que sobresalgan detrás de la cabeza y de los hombros del retratado.
  6. Nunca olvides que estás en casa de otra persona y si necesitas mover algún objeto o mueble pide permiso educadamente.
  7. No sitúes al sujeto pegado a una pared, ya que al usar luz artificial se generarán unas sombras muy feas alrededor de él.
  8. A no ser que tengas una gran necesidad, nunca tomes una foto desde arriba o desde abajo el sujeto. Siempre mantén la cámara alineada con la mirada.
  9. Comprueba en la pantalla de la cámara el resultado de las tomas antes de cambiar de habitación o de postura.
  10. Por último y no menos importante, cuando termines la sesión despídete amablemente del cliente, es muy posible que si les agrada tu comportamiento te recomienden a otras personas.