Sesión de retrato en Valencia. Parque de Cabecera.

Fotografia social Valencia Fotografia social Valencia Fotografia social Valencia Fotografia social Valencia Fotografia social Valencia Fotografia social Valencia Fotografia social Valencia Fotografia social Valencia Fotografia social Valencia Fotografia social Valencia Fotografia social Valencia Fotografia social Valencia Fotografia social Valencia Fotografia social Valencia

Anuncios

14 Consejos para mejorar tus retratos

En ocasiones, nos encontramos ante la posibilidad de hacer algún retrato fotográfico, ya sea de forma casual o en una sesión concertada. Si somos novatos en esta temática, por norma general, no sabremos por donde empezar y qué debemos tener en cuenta para que el resultado obtenido sea satisfactorio. Una de las cosas más importantes en los retratos son los detalles, eso marcará la diferencia entre un retrato mediocre y uno excelente, así que me he animado a realizar una lista de cosas que podemos hacer para mejorar nuestros retratos.

Tomás Martínez fotografía Valencia

  1. Preparativos. En los retratos es vital prepararlo todo bien. Antes de acercarnos a la cámara, tendremos que preocuparnos por los modelos, el maquillaje, el pelo, la ropa y cualquier otro elemento que forme parte de la escena.
  2. Tener las ideas claras. Antes de coger la cámara tendremos que saber también el lugar dónde vamos a hacer la fotografía. ¿necesitaremos un fondo plano o un decorado?¿hemos elegido en algún tema en concreto? Utilizando un poco de atrezo o añadiendo humo conseguiremos crear una fantástica atmósfera y dotar de dramatismo a nuestras imágenes.
  3. Iluminación. Para hacer un buen retrato no necesitamos unos focos de estudio profesionales, ni un flash caro. La mejor iluminación que existe es el sol, siempre está ahí y es gratis, eso sí, si queremos que la imagen tenga una iluminación bien compensada podemos ayudarnos de algún tipo de difusor o reflector.
  4. Lo importante son los ojos. Este puede parecer un consejo muy obvio, pero es fundamental que los ojos se vean nítidos. Elegiremos un solo punto de enfoque y lo colocaremos exactamente sobre el ojo del protagonista. Para evitar cualquier tipo de movimiento ajustaremos la velocidad al menos a 1/60 segundos.Fotografia valencia books
  5. Originalidad. Inclinar la cámara puede añadir dinamismo y un toque extraño a una imagen que de otra manera sería de lo más normal, sobre todo si la imagen tiene un aire minimalista. También podemos probar cortando el encuadre de una manera poco habitual y así convertir un primer plano típico en una fotografía mucho más artística.
  6. Fondos. Colocar un fondo interesante marcará claramente la diferencia entre un gran retrato y uno del montón. Por ejemplo, una puerta de madera vieja y estropeada puede añadir textura y ambiente a un retrato.
  7. Contar una historia. Colocando al protagonista en una localización concreta podemos crear una escena más interesante y así añadir un toque narrativo, pero cuidado, todos los elementos de la imagen deberán complementarse de forma coherente.
  8. La regla de los tercios. La regla de los tercios no se utiliza solamente en los paisajes. Para que sea efectiva en los retratos deberemos colocar los ojos de nuestro modelo exactamente en una de las intersecciones.
  9. Disparar desde la cintura. Si queremos capturar el cuerpo entero, una opción muy interesante es hacerlo desde la cintura o desde un ángulo bajo, esto hace que la persona parezca más alta y elegante.fotografia valencia
  10. Girar al modelo. Si giramos al modelo y no realizamos la fotografía desde una posición exageradamente frontal, parecerá más delgado.
  11. Romper las reglas. Podemos pedirle a nuestro modelo que no mire a la cámara, esto dará a la imagen un toque diferente al de los retratos normales.
  12. Blanco y negro. Casi todos los retratos clásicos son en blanco y negro. Utilizar este procesado es muy interesante porque nuestras imágenes quedarán más elegantes y además es atemporal. También conseguiremos eliminar la distracción que nos ofrece el color en las fotografías.
  13. Retoques. Para dejar nuestros retratos perfectos es interesante eliminar las imperfecciones, suavizar la piel y se enfocar los ojos mediante software. Además, si añadimos una viñeta sutil puede dirigir la mirada del espectador hacia el sujeto.
  14. Iluminaciones creativas. Un foco de luz continua colocado detrás de unas persianas puede añadir interés y contraste. Podemos experimentar con guirnaldas, LEDs, luces de colores, hacer pasar diferentes tipos de iluminación a través de prismas de cristal, lupas, gelatinas de colores. El límite está en tu imaginación. Sesión de retrato en Alboraia

Espero que os haya servido de algo esta lista de cosas a tener en cuenta a la hora de hacer vuestros retratos. Si se os ocurre alguna cosa o soléis hacer algo diferente que os da buenos resultados, os animo a que lo comentéis a continuación y así todos seguiremos aprendiendo cosas nuevas.

Cómo elegir el objetivo adecuado

Muchos principiantes se preocupan por comprar la mejor cámara que puedan permitirse y se olvidan de buscar el mejor objetivo que es igual de importante…

Grandes angulares, teleobjetivos, macros, esféricos, VR, descentrables, fijos, super-zooms, DX… Todos estos términos tienen que ver con los objetivos, y podríamos hacer una lista mucho más repleta de palabras crípticas y confusas. El objetivo es una de las partes más importantes de una cámara de objetivos intercambiables porque a través de él pasan los rayos de luz hacia el sensor. Si compramos un objetivo bueno, los colores de las fotografías serán fieles a la realidad y ricos en detalle, se verá todo nítido y el resultado obtenido se asemejará lo máximo posible a lo que están viendo nuestros ojos. Sin embargo, si la óptica no es buena, seguramente obtendremos resultados mediocres y nos frustraremos mucho.

Equipo fotográfico

El objetivo viene a ser el ojo de la cámara, reacciona a la luz y enfoca lo que está viendo, intentando simular al ojo humano. Los elementos de cristal de los que constan los objetivos dejan que la luz pase a través del diafragma o apertura. El diafragma sirve para evitar que la luz entre por todas partes del objetivo, tiene que entrar solo por esa pequeña apertura.

Los rayos de luz se traducen en una imagen que se parece a la realidad lo máximo posible. No obstante, la luz se curva y se refracta dentro del objetivo, y el fabricante debe preocuparse por generar imágenes exactas utilizando pocos elementos, y ligeros. Si el objetivo no está bien construido, la calidad de las fotografías será mala. Los errores más típicos son las aberraciones cromáticas (dentados violetas), desenfoques, falta de claridad o incluso distorsiones en las líneas rectas y viñetas oscuras en los bordes de la imagen.

Cuando compremos una cámara de objetivos intercambiables, ya sea réflex o mirrorless, tenemos que recordar que lo que estamos comprando es un sistema, es decir, nos estamos comprometiendo a utilizar una cámara y unos objetivos de una marca concreta. La cámara puede ser Canon, Nikon, Olympus, Pentax, Sony o incluso un modelo de medio formato Hasselblad o Mamiya. Los objetivos pueden ser de la misma marca o de otra, como Sigma o Tamron, pero es importante recordar que los objetivos de una marca de cámaras no sirven para otra, por eso antes de comprar la cámara deberíamos investigar la gama de objetivos disponibles para ese sistema.

El mejor objetivo depende de sus necesidades personales, de su presupuesto y de qué va a capturar”.

La mayoría de la gente que empieza con una cámara de objetivos intercambiables opta por el objetivo estándar que viene incluido en el kit. Estas ópticas suelen ser de gama baja, normalmente con una longitud focal de unos 18-55mm y una gama de apertura f/3.5-5.6. Aunque estos objetivos no son muy buenos, son mejores que los de cualquier cámara compacta o smartphone.

Cámara

Cuando empecemos a desarrollar nuestras habilidades y nuestras fotografías sean más ambiciosas, el objetivo estándar nos parecerá un poco limitado. Seguramente querremos trabajar con longitudes focales más largas, o aperturas más luminosas, o quizás dejemos de confiar en el plástico ligero del que suelen estar hechos los objetivos baratos. De entrada los objetivos estándar no son tan malos, y hay muchos usuarios que no sentirán la necesidad de ir más allá, pero una de las mejores cosas de las cámaras de objetivos intercambiables es que si quieres puedes comprar más objetivos y añadir opciones creativas a medida que vayas aprendiendo a hacer fotografías mejores.

Antes de gastar el dinero en nada, debemos tener en cuenta varios factores importantes. Lo primero es que debemos elegir un sistema apto para nuestras necesidades personales. Cuando vayamos a la tienda a elegir nuestra cámara, es muy importante cogerla y sentirnos cómodos con ella en las manos, que la ubicación de los controles, la calidad de la pantalla y del visor sea buena. Además, debemos investigar que objetivos hay disponibles para la cámara que nos interesa y decidir si son buenos para el tipo de fotografía que queremos hacer. Cuando tengamos claras todas estas cuestiones, podremos decantarnos por una marca de cámaras en concreto y empezar a probar los diferentes cuerpos disponibles.

Objetivo fijo

Lo siguiente sería quizás, decidir si preferimos un zoom o un objetivo fijo. La respuesta a esta pregunta es complicada, algunas personas preferimos la calidad de imagen y la luminosidad de los objetivos fijos, y otras prefieren la versatilidad de los objetivos zooms. Si optamos por las ópticas fijas, tendremos que comprar varias de ellas y así tener cubierta toda la gama de longitudes focales. El problema es que tendremos que estar cambiando de objetivo según el encuadre que queramos obtener y perderemos algunos disparos. Además de ir cargados como mulas a todos lados, nos gastaremos mucho dinero. La parte buena es que son objetivos muy luminosos y al tener menos elementos internos, están mejor optimizados y las imágenes que conseguimos son de una nitidez y contraste sobresalientes. Por otro lado, no hace falta llevar siempre todos los objetivos que tengamos, podemos llevar sólo uno o dos dependiendo de lo que vayamos a hacer ese día y si necesitamos acercarnos o alejarnos más a la escena siempre tendremos la opción de utilizar nuestros pies a modo de zoom.

Si optamos por comprar un par de zooms básicos como un 18-55mm y un 55-200mm no necesitaremos nada más. Quizás esta opción es la más cómoda aunque no sea la que más calidad nos va dar. También existen super-zooms que cubren gamas más amplias como el 18-300mm, estos son ideales para viajar, porque sólo tendremos que cargar con un objetivo. El inconveniente de los zooms es que que no son tan luminosos, y aparte pesan más porque tienen más elementos internos. Otro tema delicado es la calidad de imagen, algunos zooms de gama alta son casi tan nítidos como un objetivo fijo, pero debido a su construcción suelen generar más distorsiones, sobre todo al fotografiar líneas rectas. Otra cosa que debe recordar es que la mayoría de objetivos funcionan mejor al cerrar un poco la apertura. Por ejemplo, si pensamos capturar a f/2.8 por razones personales, es mejor comprar un objetivo fijo con apertura máxima de f/1.4 o f/1.8. Los zooms suelen ofrecer más calidad a f/4.0 o f/5.6.

Objetivos fotográficos

Lo cierto es que no hay nada mejor o peor, dependerá de sus necesidades personales y de presupuesto y del género que nos guste más. Hay que recordar que no tiene sentido gastarse un dineral en el cuerpo de la cámara y luego ponerle un objetivo barato, tiene más sentido lo contrario.

El mundo de los objetivos es muy complicado porque existen infinidad de ellos y unos ofrecen mucha más calidad de imagen que otros. Utilizar objetivos de calidad es de suma importancia para la calidad de nuestras imágenes ya que los sensores actuales al tener muchos megapixeles remarcan mucho los fallos ópticos, además como están mejor construidos son más resistentes al polvo, a la humedad y a posibles accidentes.

En la actualidad existen cuerpos de cámaras magníficos y bastante económicos, así que no hay que conformarse con el objetivo estándar y atrevernos a comprar alguna óptica de calidad que nos permitan ser más creativos y por lo general no son tan caros como nos creemos. Mi recomendación siempre es empezar con los objetivos zooms del kit y además hacernos con un 50mm fijo con apertura f/1.8 que suelen ser muy económicos, con esta combinación seguramente podremos conseguir captar todo tipo de fotografías y si te engancha esto de la fotografía, poco a poco ir adquiriendo mejores ópticas.

¿Qué cámara me compro?

Ha llegado la hora de comprarte una cámara de fotos y un mar de dudas te asaltan. Quieres que sea perfecta, la más bonita y que haga de todo, pero debes saber que la cámara perfecta no existe y que cada usuario tiene unas necesidades. La cámara ideal para ti es la que te ofrece lo que necesitas.

Para facilitarnos su elección debemos conocer qué tipos de cámaras existen en el mercado y qué especificaciones tienen unas y otras. Para ello, he realizado una lista con los tipos de cámaras más comunes y qué necesidades pueden abastecer.

Cámaras compactas.

Están pensadas para un uso ocasional en viajes y eventos sociales. Son las más sencillas y baratas. No tienen complicaciones técnicas y todo se realiza de forma automática, así que no tienes que pensar en la apertura del diafragma ni en la velocidad de obturación. Son ideales para tener recuerdos familiares y perfecta para llevarla siempre encima.

Camara de fotos compacta

Estás cámara suelen tener muy mala respuesta ante la falta de luz. Su uso ha caído en picado ya que con cualquier smartphone de gama media puedes obtener prácticamente los mismos resultados que con este tipo de cámaras. Son un tipo de cámaras en vías de extinción.

Si aún así, te decides por su compra debes buscar una que tenga flash incorporado, que grabe video de calidad y que el rango de zoom no sea muy grande, ya que al no tener ópticas de gran calidad a mayor rango de zoom, peor calidad de imagen en general.

Cámara compactas avanzadas y Bridge.

Un escalón por arriba de las anteriores se encuentran este tipo de cámaras, están pensadas para un tipo de usuario más exigente, pero que no quiere complicaciones. Fusionan la comodidad de las pequeñas compactas con algunas prestaciones de las réflex. Sus ópticas no son intercambiables y carecen de visor óptico o digital. Como norma general sus objetivos disponen de mucho zoom, lo que las convierte en cámaras todoterreno. En ocasiones disponen de zapata de flash y tienen controles para poder disparar de forma manual. Ofrecen grabación de video de bastante calidad, lo cual es muy interesante para grabar vlogs.

Camara de fotos bridge

Los puntos fuertes a tener en cuenta son los siguientes:

  • No necesitas cambiar de objetivo.
  • Son muy fáciles de llevar y de manejar.
  • Tienen opciones manuales.
  • No entra polvo en el sensor.
  • El flash sincroniza a cualquier velocidad.

Cámaras sin espejo.

También llamadas “Mirrorless”, y son sin duda, una parte del futuro de la fotografía. Cada vez más fotógrafos se están pasando a estos sistemas, ya que su reducido tamaño y gran calidad de imagen las hacen ideales para llevar siempre encima. No tienen visor óptico por lo que no es necesario el espejo, además tenemos menos elementos entre el sensor y el objetivo.

Suelen montar un sensor de gran tamaño APS-C o Full Frame. Su enfoque normalmente se realiza por detección de contraste por lo que es más lento e impreciso que en las réflex. Al no tener visor óptico tenemos que visualizar la escena mediante la pantalla LCD o el visor electrónico y esto hace que se funda la batería rápidamente. Su uso por el momento y bajo mi punto de vista está destinado a fotografía que no requiera un uso intensivo de enfoque y batería. Es ideal para fotografía de naturaleza, de paisaje, de viaje y urbana.

Cámaras Réflex.

Se llaman así porque tienen un espejo interior que refleja la imagen de la escena hacia el visor óptico. La imagen que podemos observar por el visor es la misma que vamos a fotografiar, para que podamos ver dicha imagen correctamente orientada, lleva un pentaprisma que invierte la imagen reflejada por el espejo.

Camara de fotos reflex

Su sistema de enfoque por detección de fase es el mejor como norma general. El usuario tiene la posibilidad de ajustar automáticamente todos los parámetros de disparo y además tienen modo de disparo automático y semiautomático que siempre son de gran utilidad. El punto fuerte sin duda es la gran variedad de objetivos que existen para hacer diferentes tipos de fotografías, esta es la principal razón por la que los aficionados y profesionales de la fotografía eligen este tipo de cámaras. Sus puntos fuertes son, la calidad de imagen, la duración de la batería y el sistema de enfoque.

Cámaras de formato medio.

Es un tipo de cámara con un uso bastante específico. Su sensor es de mayor tamaño que el Full Frame y están orientadas a realizar fotografía comercial, fotografía de producto, bodegones y moda. Ofrece una calidad de imagen muy superior a las anteriores pero su uso está bastante limitado por sus especificaciones.

cámara de medio formato

Son muy caras y orientadas a la fotografía de estudio. A su favor podemos decir que junto a su gran calidad de imagen nos ofrecen un amplio rango dinámico. En su contra hay diré que enfocan muy lentamente y que su sensor en las largas exposiciones sufre mucho y se calienta una barbaridad haciendo imposible su utilización en este tipo de tomas.

Estos cinco tipos de cámaras son las más extendidas en el mundo de la fotografía, ya sé que existen más tipos como las cámaras de gran formato, cámaras instantáneas e incluso las lomográficas, pero me he querido centrar en estas por ser más generalistas y populares.

Una vez claro esto, te toca hacerte las siguientes preguntas, que sin duda será un primer paso que te ayudará a elegir una.

  • ¿Qué perfil de usuario tengo?
  • ¿Qué tipos de fotografías voy a hacer?
  • ¿Qué necesitas para hacer esas fotografías?
  • ¿Es importante que grabe video de calidad?
  • ¿Tiene importancia el tamaño y el peso?
  • ¿Qué tamaño de archivo genera?
  • ¿Tiene un servicio técnico de calidad?

Mi consejo es que no te gastes un pastizal en el primer equipo que te compres, ya que al principio todos tenemos muchas expectativas con la fotografía y al final solamente unos pocos estamos dispuestos a realizar sacrificios para poder practicar este noble arte.

Quizás te quieras comprar una réflex con superobjetivos para hacer las asombrosas fotos que ves en Internet, pero a lo mejor no te has planteado el peso de ese equipo y el esfuerzo que supone llevarlo colgado del cuello todo el día o la complejidad de manejo que tiene. Hay mucha gente que cae en este error y que después de gastarse mucho dinero en la adquisición de un fantástico equipo fotográfico acaba por dejarlo en casa o malvendiéndolo porque es muy incómodo y termina haciendo las fotos con el teléfono.  Por eso mi consejo es que es mejor empezar en pequeño y si este mundo te engancha poco a poco evolucionarás y tú equipo también.

Es un error pensar que una marca en particular te va a dar mayor calidad que otra. Lo que tienes que tener en cuenta para decantarte por una marca u otra es el denominado cuadro de sistema, es decir, la variedad de objetivos, flashes y complementos disponibles para una cámara en particular. También es de suma importancia que dicha marca esté muy implantada para que tenga un gran mercado de segunda mano, tanto para comprar como para vender.

También te puede ser útil en la decisión final, saber qué funciones de las que te ofrece la cámara no vas a utilizar, quizás exista otro modelo que no tenga dicha función y sea más económica.

Si tienes claro lo que quieres, tienes mucho ganado. La decisión final siempre es un compromiso, ya que no existe la cámara perfecta para todos los usos y situaciones. Es muy importante que te sientas a gusto con ella y que cuando la cojas te haga disfrutar de la experiencia de hacer fotografías. La cámara que elijas tiene que invitarte a salir a la calle a fotografiar.

Para terminar esta pequeña guía quiero decirte que elijas la cámara que elijas, lo que debes saber es que la cámara no hace al fotógrafo. Sólo es una herramienta que te ayuda a conseguir la imagen que tienes en la cabeza.